Insólito

Antibióticos naturales: conoce la guía completa

Hoy vamos a conocer ampliamente a los antibióticos naturales, todos sus beneficios medicinales y como estos ayudan a combatir los ataques bacterianos.

Las hierbas y plantas medicinales son ricas en virtudes poco conocidas, se encuentran en diversas formas comerciales y pueden aliviar muchas dolencias con una eficacia similar a la de los preparados sintéticos.

¿Cuáles son las principales características de los antibióticos naturales?

Para entender cómo funcionan, es importante conocer a qué nos referimos cuando hablamos de antibióticos naturales. En general, se trata de preparados especiales para combatir las infecciones bacterianas que no proceden de la síntesis química. Se ha comprobado que su uso es válido para tratar tanto niños como adultos, además, no requieren de prescripción médica.

Es importante tener en cuenta que no siempre «natural» significa «inofensivo». De hecho, puede ser lo contrario: al igual que en el caso de los medicamentos, los remedios ideados a partir de plantas medicinales también deben cumplir un gran número de normas relacionadas con las cantidades recomendadas y al plazo previsto para obtener resultados.

Otra característica importante es la elaboración comercial predosificada. Además de hierbas frescas o secas, bulbos, rizomas, bayas y flores, también es posible encontrarlas en ungüentos, soluciones hidroalcohólicas, extractos comprimidos, tinturas madre, ampollas y muchas otras presentaciones más.

¿Qué uso se le puede dar a los antibióticos naturales?

Al igual que los medicamentos conseguidos por síntesis química, pueden tener eficacia en varios aspectos, ya que tienen una acción selectiva o dirigida a un órgano o función específica. De hecho, su eficacia es tal que en algunos casos es necesaria la intervención de un médico, ya que los ingredientes activos individuales pueden tener efecto sinérgico, neutral o antagónico con otras sustancias. Por lo tanto, es importante respetar las instrucciones de dosificación para evitar reacciones no deseadas.

Otro aspecto importante es la microflora, ya que los antibióticos naturales alivian y revierten las dolencias originadas por bacterias, pero en muy pocos casos funcionan para tratar virus, hongos y protozoos.

¿Cuáles son los antibióticos naturales más recomendados y cómo se deben consumir?

La mayoría de los antibióticos naturales son eficaces y no invasivos, pero requieren perseverancia hasta que los síntomas se hayan ido por completo.

Los antibióticos naturales para la bronquitis, por ejemplo, parten desde la inhalación de aceites esenciales hasta infusiones con raíces. Alternativas como la salvia, el orégano, la plata coloidal y la menta pueden alternarse con jengibre, sobre todo si se comen crudos.

Por otro lado, el gel de aloe vera, el clavo y el propóleo son excelentes aliados para tratar el dolor de muelas, encías y reducen la carga bacteriana.

Además, los antibióticos naturales para tratar la cistitis incluyen la malva, los tallos de cereza, la gayuba y el bicarbonato de sodio. Si se usan ingredientes como el arándano rojo americano es posible tratar la reconstrucción de las mucosas, especialmente después de haber pasado por Escherichia coli.

En el caso de que se pase por una diverticulitis, en la mayoría de los casos se emplea un tratamiento no agresivo que limpie suavemente la zona intestinal. Para esto, se usa la raíz de regaliz, la cual previene la infección y la inflamación, alternándolo con gel de aloe vera.

Si lo que buscas es tratar problemas en la garganta y las vías respiratorias superiores, te recomendamos el liquen de Islandia y el limón y la miel, ya que ambos son altamente antisépticos.

¿Cómo tratar los trastornos íntimos y renales con antibióticos naturales?

Las infecciones vaginales pueden ser tratadas con el uso del aceite del árbol del té, y, para los gérmenes que proliferan en ambientes ácidos, el uso de bicarbonato de sodio haciendo lavados externos. Además, el aceite esencial de laurel es eficaz para tratar complicaciones en los riñones, solo tienes que beber un par de gotas en una cucharada de agua unas dos veces al día.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira