LifeStyle

Los malos hábitos que hacen que tu cerebro envejezca con rapidez

El cerebro es un órgano que, al igual que el resto de nuestro cuerpo, envejece con el paso de los años, sobre todo si se adoptan ciertas costumbres que pueden llegar a ser altamente perjudiciales para la salud neuronal. 

Existen una serie de malos hábitos que adoptamos involuntariamente y que conducen a un envejecimiento cerebral prematuro. A largo plazo, estas malas costumbres pueden hacer que nuestro cerebro se apague antes de tiempo, aumentando la probabilidad de desarrollar enfermedades como el Parkinson o el Alzheimer.

Algo que se debe tener en cuenta es que, con el paso de los años, el tamaño del cerebro disminuye, la producción de hormonas y neurotransmisores se altera y perdemos muchas neuronas. A pesar de eso, el cambio más significativo que se genera es la pérdida de muchas de las conexiones entre las neuronas, unas células de larga vida que no se dividen y que, por lo tanto, no se regeneran.

Otro efecto negativo del envejecimiento del cerebro es la acumulación de proteínas, las cuales tienden a almacenarse tanto dentro como fuera de las neuronas. Esto puede desencadenar el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas relacionadas con la edad como los ya mencionados Parkinson y Alzheimer.

¿Qué medidas hay para evitar el envejecimiento cerebral?

Las razones para que nuestro cerebro se vaya debilitando son muchas, sin embargo, uno de los principales motivos es el estilo de vida y los malos hábitos. De hecho, existen muchas practicas muy conocidas que provocan efectos negativos en la salud de nuestro cerebro. Hablemos un poco sobre ellas:

Insomnio

El insomnio es otro enemigo de la salud del cerebro. Este órgano necesita descansar y recargar sus energías. Por lo tanto, se recomienda dormir al menos ocho horas por noche.

Sedentarismo

Sin duda, una de las principales consecuencias del deterioro cerebral es el estilo de vida excesivamente sedentario. Pasar demasiado tiempo sentado y no realizar ningún tipo de actividad física no solo perjudica a nuestro cuerpo, sino también al estado de nuestro cerebro, ya que ambos están íntimamente conectados.

Fumar

Es bien sabido que el consumo de tabaco contribuye tanto con el envejecimiento cerebral como con el envejecimiento físico, por lo que, sin duda, la mejor opción es eliminarlo por completo lo antes posible.

No socializar lo suficiente

Otro mal hábito es evitar el contacto social. Por si no lo sabías, nuestro cerebro necesita interactuar con otras personas: salir, hablar, conocer nuevos sitios y todo lo relacionado con lo social es crucial para ayudar al cerebro a mantenerse activo y entrenado.

Cuidado con la audición

Otra causa poco conocida del envejecimiento cerebral prematuro es el descuido del sentido del oído. De hecho, se dice que nunca debemos escuchar música con auriculares a un volumen alto ni someter a nuestros oídos a ruidos excesivamente fuertes si se quiere prologar la salud del cerebro.

Síguenos en Google Noticias