LifeStyle

¿Por qué algunas personas sudan tanto?

La sudoración es una reacción fisiológica natural que permite reducir la temperatura corporal cuando ésta es demasiado elevada. La sudoración se desencadena normalmente cuando hace calor, durante el ejercicio físico, en caso de estrés… Pero, ¿por qué algunas personas sudan más que otras? Averigüémoslo.

La tiroides es una pequeña glándula situada en el cuello, a veces sujeta a una hiperactividad crónica. La hiperactividad tiroidea provoca una producción excesiva de hormonas tiroxinas. Una de las consecuencias de estas hormonas es que estimulan el metabolismo y provocan mucha sudoración sin necesidad aparente. Algunas personas sudan mucho porque tienen hipertiroidismo. La sudoración excesiva es generalmente desagradable, sobre todo por el incómodo e incontrolado olor corporal. Afortunadamente, hay tratamientos disponibles para ayudar a regular estos síntomas. Si suda mucho y cree que puede tener hipertiroidismo, acuda a su médico inmediatamente.

Hiperhidrosis: la enfermedad de la sudoración excesiva

La sudoración anormal también suele estar relacionada con una enfermedad llamada hiperhidrosis. Se trata de un trastorno del sistema nervioso central que provoca una sudoración excesiva, incluso cuando hace frío y el cuerpo está en reposo. Esta enfermedad afecta a cerca del 3% de los españoles, que tienen que vivir con las manos y los pies húmedos, pero también con las axilas, la cara y, a veces, con todo el cuerpo.

El nerviosismo, que a menudo va unido a estas molestias, puede agravar aún más estos síntomas, y se establece entonces un círculo vicioso. Si los desodorantes convencionales no surten efecto en las personas que sufren hiperhidrosis, pueden recurrir a tratamientos que regulen eficazmente el exceso de sudoración (cloruro de aluminio, por ejemplo). La hiperhidrosis es hereditaria en el 20% de los casos, y requiere la consulta de un médico que puede remitir al paciente a un dermatólogo o endocrinólogo.

Obesidad y sudoración intensa

Las personas con sobrepeso también tienden a sudar más que otras. El más mínimo esfuerzo físico hace que el cuerpo se sobrecaliente rápidamente y el organismo lo compensa evacuando agua a través de la piel para regular su temperatura. Las personas obesas tienen más grasa, que actúa como barrera contra el frío. La temperatura corporal se eleva mucho más fácilmente, por lo que la obesidad puede ser la causa de una sudoración excesiva. Perder algunos kilos puede ayudar a reducir la tasa de sudoración. En términos más generales, la lucha contra la obesidad también puede prevenir muchos otros problemas de salud.

También puedes leer: ¿Es cierto que el agua del grifo produce cálculos renales?

Síguenos en Google Noticias