Cocina, recetas y alimentos

Palomitas de maíz: ¿engordan o se pueden comer mientras se hace dieta?

Descubre cuántas palomitas puedes comer antes de dañar tu figura y tu salud.

Existen muchas variedades de palomitas en el mercado. Desde palomitas con mantequilla hasta palomitas dulces, caramelizadas o cubiertas de chocolate. Una ración de 100 gramos de palomitas, sin más sabores ni grasas añadidas que el aceite utilizado para su elaboración, tiene unas 375 calorías. Estas se dividen de la siguiente forma:

Almidón: 78 gr/100.

Fibra dietética: 15 gr/100.

Proteínas: 12 gr/100.

Hierro: 2,7 gr/100.

Vitaminas B1 y B2: 0,5 gr/100.

Las cantidades de agua son muy pequeñas.

¿Engordan o se pueden comer mientras se hace dieta?

La respuesta, como suele ocurrir, es: depende. Si pensáramos en comer palomitas al natural, tras cocinarlas en una sartén con sólo un poco de aceite y sin añadir sal ni mantequilla, podríamos decir con bastante seguridad que no engordan, siempre que no consumamos grandes cantidades.

La situación es muy diferente para la mayoría de las alternativas del mercado. La adición de sal, mantequilla derretida, caramelo y, en general, cualquier grasa o azúcar, las hace extremadamente calóricas y definitivamente no aptos para una dieta.

Hae varios años, el Center for Science in the Public Interest publicó un estudio en el que se entrevistaba a los principales distribuidores de palomitas de maíz en los cines. Muchos de ellos declararon que utilizaban aceite de coco para cocinar, que es extremadamente rico en grasas saturadas, y que además añadían mantequilla o margarina al final de la preparación.

La investigadores a argumentaron que una ración de esta merienda en el cine contenía más grasa que un desayuno americano de huevos y tocino o un sándwich de una conocida cadena de comida rápida. Estimaron un promedio de 29 gr de grasas saturadas por una ración de 100 gr.

Por lo tanto, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que comer palomitas de maíz elaboradas sin grasa añadida no engorda, siempre que no te excedas.

Lo contrario ocurre con las palomitas aromatizadas o «enriquecidas», que pueden contener grandes cantidades de grasa. Sin embargo, consumiendo pequeñas cantidades (preferiblemente menos de 100 g), puedes darte un capricho de vez en cuando.

Síguenos en Google Noticias