LifeStyle

Mecánicos comparten 10 cosas que nunca debes hacer con tu coche

Para la mayoría de la gente, la compra de un coche nuevo es un compromiso financiero importante, pero que se asume sabiendo que será su principal medio de transporte durante (al menos) los próximos diez años. Además del mantenimiento regular, hay una serie de pequeños errores que no hay que cometer para que el coche funcione de forma óptima.

Nunca conduzcas con menos de un cuarto de combustible.

La bomba de combustible eléctrica se encuentra en el interior del depósito de combustible de la mayoría de los coches. Los fabricantes de autos lo colocan allí para que el combustible del depósito lo refrigere y lo mantenga a una buena temperatura. Pero si se utiliza el coche con menos de un litro de gasolina, el bajo nivel en el depósito no siempre puede refrigerar la bomba y podría ocasionar un gran fallo.

La bomba puede superar fácilmente los bajos niveles de combustible en algunas ocasiones, pero si ocurre demasiado aumenta la probabilidad de que la bomba de combustible se averíe antes de tiempo y de que la factura de la reparación no sea algo agradable.

No mezcles el líquido de frenos con el líquido de dirección asistida.

El recipiente para el líquido de dirección asistida es muy parecido al de líquido de frenos, es por este motivo que muchos inexpertos los confunden. Si se pone el líquido equivocado en el sistema de dirección asistida o de frenos, las reparaciones pueden llegar a costar miles de dólares.

Para solucionar este tipo de errores, el mecánico debe reconstruir o sustituir el cilindro maestro, las pinzas, los cilindros de rueda y el compensador de freno. El líquido de frenos en el depósito de la dirección asistida es igual de grave, ya que no es lubricante y provoca fallos en la bomba y en el engranaje de la dirección.

No utilices el líquido de dirección asistida o de transmisión «universal».

Muchos fabricantes de fluidos para motores aseguran que producen productos «universales» para la dirección asistida y la transmisión, aptos para todas las marcas y modelos de coches, pero los fabricantes de automóviles no están de acuerdo con esto debido a las incompatibilidades específicas de estos fluidos.

Los líquidos recomendados para la transmisión y la dirección asistida de los vehículos se encuentran en el manual del coche y debe evitarse el uso de otros fluidos no homologados para componentes caros como la transmisión o la dirección asistida.

No desconectes cables de la batería para probar el alternador.

Años tras era posible probar un alternador desconectando un cable de la batería mientras el motor estaba en marcha, todo estaría en orden si el motor seguía funcionando.

Aunque antes era relativamente aceptada, esta prueba debe evitarse a toda costa en los coches actuales, ya que la desconexión de un cable de la batería con el motor en marcha puede provocar un aumento de 25 a 125 voltios en el alternador en los 40 milisegundos siguientes a la retirada del cable. Este pico de tensión podría afectar a muchos ordenadores y componentes electrónicos caros en los modelos más recientes, convirtiéndose en un verdadero problema.

No ignores la aparición del óxido.

En caso de que encuentres óxido en tu vehículo, inspecciona con cuidado las zonas afectadas, ya que pueden ocultar secciones de metal hasta dos o tres veces más grandes que las burbujas de óxido vistas en un principio. Estas zonas deben ser retiradas para poder limpiar el metal y los agujeros deben ser rellenados para luego aplicar una capa de pintura. Los pequeños desconchones en la pintura oxidada en la mayoría de los casos solo están en la superficie, por lo que son menos urgentes, pero se debe evitar que el problema empeore.

No limpies tu vehículo con detergente líquido para platos.

El jabón para vajilla está hecho especialmente para limpiar y eliminar los restos de comida, aceite y grasa. Es lo mejor para la cocina, pero peligroso para la pintura de un vehículo. La pintura, la capa transparente y la cera del coche vienen con aceites y resinas que garantizan la calidad de la pintura y filtran los rayos UV. Por lo tanto, limpiar el coche con jabón para la vajilla quita la cera y elimina esos aceites esenciales de la pintura y sus selladores, dejando el coche desnudo y a merced de los elementos del ambiente.

Por otro lado, el jabón de limpieza especial para coches está diseñado para eliminar la suciedad y la grasa sin afectar a la cera o a los aceites de la superficie de la pintura. Este jabón se encuentra en cualquier tienda de recambios o en el pasillo de automóviles en ferreterías.

No fumes mientras estás en una gasolinera.

Seguramente es algo que todos ya saben, pero nunca está de más recordarlo: nunca fumes cerca de los surtidores de gasolina, mucho menos utilices mecheros o cerillas cerca de un surtidor de combustible.

No descuides la varilla de medición.

Los tiempos de cambio de aceite que encontramos en el manual del coche son fijados por el fabricante del vehículo, esperando que se use el aceite adecuado y que se revise con regularidad. Todos los vehículos necesitan un cambio de aceite en los tiempos programados, y algunos motores pueden llegar a consumir hasta un litro cada 2400-4800 km. Si no se revisa la varilla de medición, es imposible saber cuándo se tiene poco aceite.

Por ejemplo, si el periodo de cambio de aceite recomendado para tu coche es de 12.000 km y se quema un litro en los primeros 4800 km y no se sustituye, la eficacia de los aditivos antidesgaste y anticorrosión del aceite restante pueden quemarse hasta un 25% en muy poco tiempo. En caso de que no se queme más de eso, el aceite se desgastará después de 9000 km en lugar de los 12000 km esperados. Si se sigue conduciendo con aceite sucio hasta los 12.000 km, el motor puede pasar por un desgaste prematuro y depósitos de lodo. Al final, será necesario un cambio de motor, lo cual es demasiado costoso, por lo que estaremos de acuerdo en que es mejor revisar el aceite con regularidad y rellenarlo cuando sea necesario.

No dejes bebidas dentro del coche.

Teniendo en cuenta que los líquidos se dilatan con el frío, dejar las bebidas en el coche puede tener graves consecuencias cuando bajan las temperaturas. Recuerda siempre guardar bien tus botellas en el coche, en un lugar donde no puedan moverse con el andar de las ruedas y no dejarlas donde puedan llegar directamente los rayos del sol.

No conduzcas descalzo.

No es que sea el peor error de todos, pero sin duda no es una buena idea. Por ejemplo, si tienes que frenar de repente, seguramente no tengas suficiente fuerza con el pie descalzo, cosa que no ocurre con el apoyo de los zapatos. Además, si se tiene que salir del vehículo rápidamente, es probable que ocurra un accidente o se pierda tiempo innecesariamente.