Belleza

Beber vino con moderación contribuye a la salud del cabello

La producción de radicales libres es considerada una de las principales causas de la caída del cabello. Actualmente, muchos consideran que puede ser contrarrestada por la acción de ciertos componentes que están presentes en el vino.

Todo parece indicar que el consumo frecuente de vino puede favorecer la salud del cabello gracias a su alto contenido de polifenoles, sustancias «nutracéuticas» que funcionan como antioxidantes, antiinflamatorios, cardioprotectores, anticancerígenos, antimicrobianos y neuroprotectores.

Aunque esta sea una suposición que suena sorprendente para muchos, estudios recientes realizados en los últimos años, han demostrado que ciertos componentes del vino pueden ayudar a contrarrestar dos de los fenómenos que están presentes en la caída del cabello: la inflamación por la producción de radicales libres y la mala vascularización del cuero cabelludo. De hecho, la inflamación y el estrés oxidativo prolongado son factores que tienen una gran dominancia en casos de alopecia areata y alopecia cicatricial, dos enfermedades que están muy extendidas en todo el mundo.

Uno de los principales efectos del estrés oxidativo es la caída excesiva del cabello, la cual es causada por el daño de los radicales libres en los melanocitos. Pero lo que muchos no saben, es que los efectos de la oxidación no se limitan solo a este fenómeno, el cual es tratable, y si se descuida, puede llegar a ser mucho más grave. De hecho, el estrés a largo plazo puede dañar las células del bulbo piloso, lo que da lugar a la producción de un cabello muy débil que tiende a caerse, especialmente si es un problema relacionado con otras complicaciones del cuero cabelludo como la caspa y la seborrea.

Por otro lado, la vasoconstricción del cuero cabelludo causada por factores como el humo del cigarrillo o las hormonas del estrés, conduce a una reducción en el suministro de nutrientes a los bulbos pilosos, provocando una desnutrición crónica y la atrofia del cabello, donde el vino aporta un beneficio muy apetecible.

una buena copa de vino, especialmente vino tinto, que acompañe nuestras comidas, puede contribuir a mejorar las condiciones generales de nuestro cabello, pero es crucial recordar que solo se trata de una ingesta diaria moderada que favorece el trofismo y el bienestar de nuestro cabello, el cual debe combinarse con el uso de complementos alimenticios para compensar el desequilibrio de nutrientes en el bulbo piloso. Además, esta práctica favorece la absorción de los antioxidantes que reducen el estrés oxidativo y los radicales libres que pueden dañar el cabello».

Por último, una copa de vino no solo es una de las mejores alternativas para descansar después de un día de trabajo, sino que, como ya te hemos contado, es especialmente útil para tratar los problemas capilares. Te animamos a probarlo mezclándolo con agua y aplicándolo sobre el cabello en el último aclarado durante el lavado para que ayude a combatir la caspa con mayor efectividad. También recuerda que el vino debe consumirse siempre con absoluta moderación, ya que su uso excesivo tendrá un efecto contrario y contraproducente.