LifeStyle

10 buenos consejos para conservar las frutas y verduras durante más tiempo

¿Notas que tus tomates se quedan sin sabor después de unos pocos días? Puede que tus aguacates estén madurando con mucha rapidez o que tus frutos rojos se estropeen solo con unos días en el refrigerador. Para mantener los alimentos frescos durante el mayor tiempo posible existen 10 trucos que puedes poner en marcha a partir de hoy.

Coloca toallas de papel en el cajón de la ensalada.

Poner unas pocas toallas de papel absorbe la condensación que los alimentos crean cuando se enfrían, lo cual hace que se pudran con mucha facilidad. Las toallas ayudan a mantener frescos por más tiempo los alimentos y ayuda a la limpieza de la nevera.

No separes los plátanos de los racimos antes de comerlos.

Separar los plátanos de su racimo es contraproducente. El mejor truco para evitar que se maduren con rapidez es dejarlos todo pegados al racimo el mayor tiempo posible. También puedes envolver los tallos de los plátanos en film transparente después de comprarlos y solo separar uno cuando vayas a comerlo.

Coloca una manzana en tu bolsa de patatas.

¿Tus patatas se pudren con facilidad? La mejor manera de aumentar su vida útil es colocar una manzana dentro de la bolsa en la que las guardas. Las manzanas producen etileno, un gas que mantiene a las patatas más frescas y firmes, listas para ser horneadas o trituradas durante varias semanas.

Mantén a las manzanas lejos de otras frutas y verduras.

Ya dijimos que el etileno es bueno para las patatas, pero es malo para casi todo lo demás. No coloques las manzanas en el frutero, mejor déjalas en una bolsa de plástico dentro de la nevera. Verás que el resto de tus alimentos perduraran por más tiempo.

Lava las bayas con vinagre.

Las bayas son unas de las frutas más caras y de las que más rápido se pudren. Para alargar su esperanza de vida, dales un baño en una mezcla de un vaso de vinagre y 3 de agua antes de dejarlos en la nevera. Esto mata las esporas de moho y las bacterias. Recuerda secarlas bien antes de guardarlas.

No dejes los tomates dentro de la nevera.

Hablamos muy en serio, hacer esto acaba con su sabor, además de que su textura jugosa no sobrevive muy bien ante el frío. Para aprovechar al máximo los tomates, déjalos en un lugar fresco a la mano para que maduren adecuadamente. Otro buen dato: las patatas y las cebollas tampoco deben colocarse en la nevera, es mejor un lugar seco y oscuro.

Envuelve el apio en papel de aluminio.

Si los dejas en la bolsa del supermercado, es probable que solo vivan una o dos semanas máximo, algo molesto, sobre todo si solo se utiliza un poco en algunos platos. Cambia el contenedor del apio por papel aluminio, este deja salir el gas que enmohece el apio, a diferencia del plástico que lo contiene.

Trata tus hierbas como si trataras un ramo de flores.

Cuando compres hierbas frescas y las dejas en sus bolsas, es probable que al cabo de unos días solo sean una papilla verdosa. Para evitar que se marchiten, usa solo lo que necesites y deja el resto en un vaso de agua junto a una ventana.

Cuando las hierbas comiencen a marchitar, congélalas en aceite de oliva.

El método anterior tiene un tiempo límite, cuando esto suceda, pica las hierbas, déjalas en una bandeja de cubos de hielo vacía y agrega aceite de oliva sobre ellas. Después congélalas y seguirán siendo útiles por meses. Para descongelarlas déjalas en una sartén caliente hasta que el aceite se evapore.

Guarda las setas en una bolsa de papel.

Los horticultores usan bolsas de papel para conservar las setas, ya que las conservan mucho mejor que las bandejas de plástico habituales. La humedad es una fuente de baba para las setas, por lo que usar papel la absorbe y las mantiene limpias y secas.

En caso de que las dejes demasiado tiempo y se hayan secado demasiado, puedes enjuagarlas rápidamente en el fregadero y recuperarán su forma original.

Publicaciones relacionadas