LifeStyle

10 consejos para cultivar un huerto con éxito en el balcón

¿Te gustaría cultivar un huerto en tu balcón? En este artículo encontrarás los mejores consejos para producir tus propios alimentos.

Son muchas las personas que cada vez más deciden cultivar en su balcón. Lamentablemente se cometen diferentes errores, pero por fortuna para todos aquellos principiantes, es posible evitarlos. Aquí te compartiremos algunos consejos que te permitirán experimentar la alegría de hacer tu propio huerto.

Al comienzo es común creer que es suficiente con seguir las normas básicas de un cultivo: regar las plantas, fertilizar la tierra y colocar las verduras en un lugar donde se puedan exponer al sol. No obstante, estos simples pasos no siempre permiten obtener los resultados deseados. Existen algunos factores adicionales que debes tener muy presente.

Sol.

Dependiendo de la ubicación del balcón, escoge plantas que sean adecuadas para el sol o la sombra. Las verduras como el brócoli, el ajo, las cebollas, las alcachofas, los tomates, los pepinos, las judías verdes y los calabacines, necesitan de 5 a 6 horas de sol directo al día. Por otra parte, el apio, la lechuga, la acelga, el rábano, la col rizada y la espinaca, se pueden cultivar en condiciones de poca luz. Si elige plantas que son adecuadas para el sol, tenga en cuenta que durante las primeras etapas de crecimiento debe cubrirse con una planta más grande para evitar que las primeras hojas se quemen o que las raíces se sequen.

Semillas.

El origen de las semillas determinará el tamaño y la calidad de la planta, así como su resistencia a posibles daños. Asegúrese de que estas semillas provengan de cultivos orgánicos.

Sembrar.

Hay especies de siembra directa como la espinaca, zanahoria, calabaza, pepino, rábano, pimiento, sandía o melón, que se deben sembrar en el mismo lugar en el que crecerán, porque si las mueves, las raíces se podrán dañar. En cambio, los cultivos que crecen muy lentamente como berenjena, chile, apio, tomate, cebolla, coliflor, repollo y brócoli, se pueden sembrar indirectamente, es decir, que primero la siembre en un semillero y luego la trasplante a un lugar que será su hogar definitivo.

Riego.

Otro importante consejo es que antes de proceder al riego, compruebes que el suelo se encuentre seco. Ten en cuenta que los riegos deben ser frecuentes y ligeros, para evitar que las raíces se pudran, por ello, tan solo debes humedecer la tierra, evitando empaparla.

Macetas.

Para aquellas plantas que son de crecimiento rápido como espinaca, lechuga o col rizada, escoja macetas que tengan una profundidad de entre 15 y 22 centímetros. Las hortalizas como tomates, berenjenas, pepinos o calabacines, deben sembrarse en recipientes que cuenten con una profundidad de entre 40 y 45 centímetros, cada uno en su propio espacio de cultivo. En ambos casos, asegúrese de que las macetas tengan orificios para que el agua pueda drenar.

Viento.

Los vientos cálidos hacen que las plantas se sequen con más rapidez o reducen la humedad de la tierra. Por lo tanto, debes regar con más frecuencia. Si en tu balcón sopla mucho viento, una excelente idea es instalar soportes para fortalecer el tallo de las plantas. También puedes colocar protectores de viento de plástico para desviar las corrientes.

Cosecha.

Averigua cuál es el mejor momento para cosechar cada alimento, ya que algunos deben cosecharse cuando ya están maduros, mientras que otros, como el pepino o la berenjena, cuando aún están verdes. En cualquier caso, utilice un cuchillo o unas tijeras para cortar las verduras, puesto que, si lo arranca, podría dañar los tallos.

Publicaciones relacionadas