10 cosas que haces todos los días y no sabes que te hacen engordar

Los expertos indican que cada individuo, en promedio, aumenta alrededor de un kilo cada año, sin necesidad de cambiar su estilo de vida, lo que quiere decir que en 10 años se puede llegar hasta 10 kilos. Y es que, no se trata de nuestro metabolismo, sino de ciertos errores que cometemos sin darnos cuenta.

Conoce las 10 cosas que haces usualmente y no sabes que te hacen engordar:

Beber poca agua

No todas las personas beben la cantidad de agua que necesita el organismo a diario, especialmente en invierno. Diversos estudios han podido demostrar que nuestro cuerpo interpreta la sensación de sed como una señal de hambre. Un estudio británico pudo evidenciar que ingerir dos vasos de agua justo antes de una comida conlleva a una ingesta media de un 22% menos calorías, en tanto que beber medio litro de agua media hora antes de una comida principal, permite perder una media de 1,3 kilos más que las otras personas que no beben esta cantidad de agua.

Comer rápido

El hecho de comer rápido, es uno de los errores más comunes y uno de los principales factores del aumento de peso. De hecho, varios estudios han demostrado que comer rápido o, peor aún, mientras se realiza otra actividad, impide concentrarse en la comida y aumenta el sobrepeso y la obesidad, por lo que es necesario al menos 20 minutos para desencadenar un adecuado proceso fisiológico que comunica una sensación de satisfacción y saciedad para los alimentos consumidos.

Dormir poco

No tener un buen descanso, pero sobre todo dormir poco, son situaciones que se relacionan fuertemente con el aumento de peso. Una investigación estadounidense analizó los hábitos de sueño de alrededor de 68.000 mujeres y pudo encontrar que las mujeres que dormían menos de 5 horas en la noche desarrollaron un riesgo bastante alto de aumentar de peso en comparación con aquellas que dormían al menos 7 horas. Por lo tanto, dormir al menos 7 horas por noche es indispensable para nuestra salud psicofísica y para evitar un aumento de peso.

Exagerar el consumo de condimentos y/o grasas buenas

Si no queremos subir de peso debemos tener muy en cuenta los condimentos, así como las grasas buenas o esenciales. Muchas veces utilizamos yogur blanco entero o especias en lugar de sal, limón o aceite de oliva virgen extra como condimentos. En cuanto a las grasas esenciales, las encontramos principalmente en aguacates, frutos secos y aceite de oliva virgen extra, pero se debe tener muy en cuenta no exagerar, ya que todos estos alimentos contienen muchas calorías.

No consumir suficiente Fibra

La fibra es fundamental para nuestra salud y también un elemento esencial para mantenernos en forma y no engordar, dado que induce una sensación de saciedad por más tiempo y reduce la absorción de grasas y azúcares. La fibra la podemos encontrar principalmente en frutas, verduras y cereales integrales. Por lo tanto, comer 5 porciones diarias de verduras y frutas es importante para evitar el aumento de peso.

No consumir suficiente proteína

Consumir las proteínas necesarias es primordial para no aumentar de peso, puesto que te ayudan a sentirte lleno por más tiempo, lo que conlleva a comer menos manteniendo alejada la grelina, la hormona que provoca el hambre. Asimismo, ayuda a acelerar el metabolismo y a proteger la masa muscular.

Bebidas calóricas

Los zumos de frutas y las bebidas carbonatadas causan un aumento de peso, debido a que tienen un alto contenido en azúcares y calorías. Sustituir los zumos de frutas y las bebidas carbonatadas por un vaso de agua es, por consiguiente, la opción más ideal que nos permite ahorrar una media de 200 calorías al día.

Permanecer sentado por mucho tiempo

Se estima que, en los países occidentales, un adulto se sienta en promedio entre 9 y 11 horas al día. Diversos estudios han podido demostrar que llevar una vida demasiado sedentaria aumenta las posibilidades de aumentar de peso y adquirir enfermedades crónicas.

Tener una vida social demasiado activa

Muchos estudios han podido determinar que tenemos una inclinación natural a comer más cuando estamos con amigos, por lo tanto, tener una vida social intensa puede llevarlo a aumentar de peso. Para no tener un incremento de peso, tenga cuidado de no disfrutar de la fiesta y el consumo excesivo de calorías y alcohol.

No tener tiempo para relajarse

Tener una vida estresante producto de los muchos compromisos diarios, pueden restringir estrictamente los momentos que se le deben dedicar a la relajación. En consecuencia, si no puede relajarse, aumenta el estrés, lo que conlleva a un aumento de peso. Sentirse a cada instante estresado, lleva a consumir más alimentos apetitosos y grasos que ayudan a aliviar la ansiedad que se maneja, pero al mismo tiempo, aumentan la grasa visceral y engordad.