Cocina, recetas y alimentos

¿Cuál es la mejor harina para preparar pizza?

El éxito de toda pizza comienza por saber distinguir entre la amplia variedad de harinas que hay disponibles en el mercado.

Es normal llegar a preguntarse cuál es la mejor harina para preparar una pizza, porque existen diferentes tipos que se pueden implementar para realizar este platillo. En realidad, su gran variedad se debe al tipo de resultado que desees obtener.

Harina de trigo blando tipo 0: Esta harina contiene más gluten que otras harinas, lo que la convierte en la harina ideal para la elaboración de pan. La masa resultante es elástica y firme, por lo que es perfecta para la pizza.

Harina de trigo blando tipo 00: Este tipo de harina se deriva de la extracción de la parte central del grano de trigo blando. Es una harina más refinada que el tipo 0. Además, no contiene sémola ni salvado, tiene un índice proteico bajo, al igual que de sales minerales y fibra. Su masa es más suave.

Harina de Manitoba: Esta harina es originalmente canadiense, es de trigo blando y contiene una gran cantidad de proteínas insolubles. Es perfecta para los productos leudados, lo cual la convierte en la ideal para preparar panes especiales. La masa resultante es más elástica y fuerte.

Sémola de trigo duro: Contiene mucho gluten, por lo que es perfecta para la fermentación prolongada. Si la comparamos con la harina de trigo blando, esta es más gruesa y de un color ámbar. Por lo general, se suele utilizar para las pastas y el pan casero. Sin embargo, las pizzas con esta harina son muy buenas.

Estos son, en resumen, los tipos de harina para pizza que más se pueden utilizar. Y ahora que hemos entendido qué harina de pizza utilizar, pasemos a otros aspectos.

Parámetros importantes de la pizza.

Las verdaderas características que diferencian una harina para pizza de otra son el tipo de masa, la hidratación y la duración de la subida. La harina permite preparar la pizza siguiendo estos tres parámetros:

Tipo de masa.

Existen 2 definiciones: Son “directos” cuando suministramos todos los ingredientes en un solo momento, en cambio, lo llamamos “indirecto” cuando utilizamos un amasado anticipado (como en la pizza).

Hidratación.

Se refiere al porcentaje de agua en la harina. Dependiendo del tipo de hidratación elegido, utilizaremos una harina débil, una harina medio-fuerte o una harina fuerte.

Duración de la subida.

Los tiempos de fermentación más largos requieren de harinas fuertes. En realidad, las levaduras degradan el gluten y, elegir una harina con mucho gluten te dará la seguridad de tener una masa más consistente. Por el contrario, para los tiempos de fermentación cortos, utilizar harinas fuertes daría un producto muy duro.