Belleza

El cuidado perfecto para una piel más joven

Si ves que tu piel está un poco flácida y apagada, puedes probar con el tratamiento de aloe vera y algas Klamath por dos semanas: verás qué resultados!

Cuando hablamos de plantas medicinales, el aloe vera es una de las primeras en la lista debido a sus grandes beneficios tópicos. Además de ser un gran cicatrizante natural, el aloe vera contiene increíbles propiedades antisépticas que contribuyen a la salud de la piel, ya que favorecen la limpieza del rostro y la eliminación de células muertas.

Para tener una piel joven, existen muchos remedios y algunos de los más efectivos provienen del Oriente. Si te has percatado de que tu abdomen, tus muslos y tus glúteos están flácidos, puedes tonificar la piel con un tratamiento de choque capaz de eliminar la retención, disolver la grasa subcutánea y devolver el tono a los tejidos que han perdido elasticidad. Para que los resultados sean los mejores y no gastes mucho tiempo, puedes contar con dos plantas especiales que tienen la capacidad de drenar y, al mismo tiempo, alisar y tonificar las áreas más difíciles como la cintura, los glúteos, los muslos, las rodillas y los brazos: aloe vera y algas Klamath. Para esto, debes seguir un tratamiento intensivo por 15 días, te recomendamos que los pruebes inmediatamente, solos o juntos, tanto como suplementos como cosméticos. Usarlos es muy fácil.

Eliminar la retención y la grasa blanda con aloe vera

Eliminar las retenciones y la grasa blanda con aloe vera
El aloe vera es una planta de hojas largas y carnosas, rica en una sustancia gelatinosa con propiedades calmantes, purificadoras y altamente curativas. El gel de aloe se utiliza como ingrediente principal en cremas y gel que dan una piel joven porque mejoran la «estanqueidad» de los tejidos y los liberan de líquidos y toxinas que alteran la elasticidad de la piel. Consigue un poco de gel de Aloe vera (o un cosmético que lo contenga, preferiblemente orgánico) en una farmacia o herboristería y aplícalo por la mañana y por la noche después del baño o la ducha, empezando por los tobillos y subiendo hasta el abdomen.

Beber Aloe por la mañana

Ligeramente laxante y desintoxicante, el zumo de aloe es rico en minerales y vitaminas (betacaroteno, vitaminas del grupo B, vitamina C, vitamina E) que ayudan a liberar al organismo de las toxinas que favorecen la acumulación de líquidos y grasas. Además de estas sustancias, los aminoácidos, los antioxidantes y las hormonas vegetales mejoran el crecimiento celular y la retención de colágeno. Antes del desayuno, la comida y la cena, toma una cucharadita de jugo de aloe vera sin aloína (para no irritar tus intestinos). Si nota que los efectos son demasiado laxantes, reduzca a una cucharadita al día por la mañana.

Klamath para la celulitis persistente

Si su celulitis ya se siente más tensa, más fría y más dolorosa al tacto, añada a sus tratamientos de aloe las algas Klamath, que son una excelente fuente de vitamina B12 (con efecto tonificante y reafirmante) y de ácidos grasos esenciales Omega 3 y Omega 6, que mejoran la microcirculación y nutren los tejidos. El extracto de algas Klamath, incluso a dosis bajas, reduce en un 50% la acción de las prostaglandinas cox2, causantes de los estados inflamatorios del organismo que son la antesala de la formación de la celulitis y de la reducción de las fibras de colágeno. Puede consumir Klamath en forma de tabletas o comprimidos convenientemente envasados. Tome tres al día, solos o con jugo de aloe vera; si sus intestinos no toleran el aloe, tome Klamath solo con un gran vaso de agua sin gas.