Belleza

¿Estás perdiendo peso, pero la grasa abdominal sigue ahí? 7 razones por las que puede suceder

Si hasta ahora la dieta y el ejercicio no han sido muy útiles para reducir la grasa abdominal, esto puede deberse a muchos factores diferentes. Conocerlas puede marcar la diferencia a la hora de planificar tu estrategia de pérdida de peso y ser más consciente de cómo funciona tu cuerpo. Estos son los factores que, según los expertos, pueden ser:

Estrés.

Los niveles de cortisol en el organismo (la hormona del estrés) desempeñan un papel fundamental en la formación del tejido graso. Si a menudo te encuentras tenso y nervioso, no debería extrañarte que el tamaño de tu barriga no pueda disminuir. Trata de manejar las cosas con calma y solucionar todo aquello que pueda mantenerte alterado.

Has tenido un bebé recientemente.

Las hormonas tardan mucho en regresar a su estado normal después de un parto. Si has dado a luz recientemente, ten paciencia y sigue haciendo ejercicio, es cuestión de tiempo para que la piel del abdomen se normalice y todo vuelva a su sitio.

Azúcar.

Consumir grandes niveles de azúcar es el enemigo número uno de la buena salud, no te recomendamos consumirla, incluso si comes alimentos bajos en calorías.

Falta de sueño.

No dormir lo suficiente puede tener efecto negativo en los niveles de cortisol. Si sufres de insomnio, intenta encontrar alternativas para poder conciliar el sueño. Si esto no es suficiente para tu caso, acude con un médico para poder encontrar un tratamiento que sea efectivo para ti.

Edad.

Por desgracia, el funcionamiento del metabolismo se ralentiza con el paso de los años, lo que afecta al número de calorías que utiliza el cuerpo para funcionar correctamente, así que es importante llevar una dieta saludable.

Hinchazón.

En caso de que tu estómago también sufra calambres, problemas intestinales o problemas respiratorios, seguramente el problema se encuentre en el sistema digestivo. Si la hinchazón es frecuente, trata de evitar comer fruta después de las comidas, ya que estos alimentos hacen que lo que se encuentre en el estómago se fermente, como resultado, se liberan más gases en el estómago y se hinchará.

Menopausia.

Cuando las mujeres entran en el periodo de la menopausia, la producción de progesterona y estrógenos disminuye, además de que los niveles de testosterona comienzan a descender. Estos cambios hormonales pueden aumentar el crecimiento de la grasa en la zona abdominal.

Por lo tanto, si reconoces uno o varios de estos factores en tu vida cotidiana, puede que sean los motivos por los que el nivel de tu barriga nos disminuye pese a que hagas ejercicio constante. Intenta resolver estos problemas y deshacerte de ellos de una vez por todas para que puedas sentir orgullo de tus resultados.

Para concluir, ten en cuenta que este artículo es meramente informativo, por lo que es muy importante acudir con un profesional en salud y nutrición para poder obtener un diagnóstico diferencial que se ajuste a tus necesidades y metas.

Síguenos en Google Noticias