10 falsos mitos: la verdad sobre la celulitis

El verano está a la vuelta de la esquina, y la ‘indeseable’ piel de naranja sigue ahí. ¿Crees que es fácil librarte de ella? He aquí algunas leyendas urbanas que no, no sirven por sí mismas para luchar contra la celulitis.

La celulitis es la acumulación de grasa en ciertas partes del cuerpo como las nalgas, los muslos, el estómago, los senos, que produce en la piel una rugosidad similar a la de la piel de la naranja. Esta grasa empuja el tejido conectivo debajo de la piel y hace que la superficie de la piel se vea arrugada y con aspecto grumoso.

Según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), entre un 85 y un 98 por ciento de las mujeres tiene celulitis en algún momento a partir de su adolescencia. Suele afectar en mayor medida a la raza blanca que al resto, y en raras ocasiones también puede afectar a los hombres.

La celulitis es una patología causada por factores diferentes como:     nutrición incorrecta, estilo de vida sedentario, mala hidratación, ropa ajustada o predisposición genética.

Creencias erradas sobre la celulitis:

Es solo un problema estético: la paniculopatía edematosa de fibra, conocida particularmente como celulitis, es una enfermedad, no solo es un trastorno cosmético. De hecho, es una modificación del tejido conectivo adiposo que también afecta negativamente a la salud. La celulitis puede llegar a promover la estasis de sangre periférica, puede llegar a deformar el área afectada, causar hipotermia localizada y, en circunstancias más graves, también alterar la circulación sanguínea.

La celulitis solo afecta a las mujeres: es indiscutible que este problema afecta principalmente a las mujeres, causando imperfecciones desagradables. Sin embargo, aunque la testosterona en realidad limita la formación de celulitis, los hombres también pueden tener este problema. Especialmente si sufren cambios hormonales.

La genética es la única responsable de la aparición de celulitis: la genética es un factor principal en la aparición de la celulitis, pero no puede considerarse el único factor causante de esta patología.

Realizar actividad física elimina el problema: practicar actividad física o algún deporte desde temprana edad, es un hábito saludable. Sin embargo, realizar alguna de estas prácticas, solo afectan parcialmente la aparición de esta enfermedad. Problemas como la retención de agua, la hinchazón y la misma celulitis, generalmente afectan a las mujeres durante todo el curso de su vida.

Tratamientos estéticos como la liposucción, son una solución definitiva: procedimientos como la liposucción permite recolectar grasa localizada, eliminando los depósitos de grasa y la celulitis. Sin embargo, los resultados no siempre son definitivos, ya que esta imperfección puede volver a parecer en otros momentos de la vida. 

La celulitis se acaba si adelgazas: aunque es cierto que la piel de naranja se produce más cuando hay algo de sobrepeso, su aparición no depende solo de ella. De hecho, cuando es celulitis edematosa, el adelgazamiento puede incluso hacerla más visible si se produce más flacidez.

Beber mucha agua elimina el problema: es cierto que un aporte de adecuado de agua ayuda a drenar bien el cuerpo, pero por sí solo no basta para acabar con la celulitis.

Basta con usar cremas: existen muchas cremas que aplicadas constantemente le permiten reducir la grasa y las almohadillas de la piel. Sin embargo, ninguna de estos productos puede hacer milagros. 

Ten presente que para suavizar la piel y limitar el efecto de la piel de naranja, se necesita movimiento, dieta equilibrada, un estilo de vida saludable, actividad física y una predisposición genética.