10 usos del ajo que quizás no conocías

El ajo es conocido como uno de los ingredientes más utilizados en las cocinas de todo el mundo, ya que indudablemente resalta y le proporciona un gran sabor a nuestras comidas.

Pero no solo es usado en nuestros platos, también es un producto muy aprovechado por los profesionales de la salud gracias a sus múltiples acciones y beneficios.

Igualmente, es un alimento muy nutritivo, fortalece el sistema inmunitario, ayuda a combatir el colesterol, mejora los problemas de asma, reduce la presión sanguínea y es un excelente antiinflamatorio.

Pero eso no es todo, el ajo posee grandes propiedades que le dan estos 10 usos que quizás no conocías:

Es afrodisíaco: el gran filósofo Aristóteles, consideraba el ajo como un afrodisíaco muy poderoso, y en cuánto a los hombres hindúes estos lo evitaban, ya que consideraban que el ajo los desviaba del espíritu. Tal vez no sea el ingrediente perfecto utilizado como tal para una cena romántica, pero se puede usar en forma de extracto natural para despertar pasión.

Tratamiento para el acné: gracias a sus propiedades antiinflamatorias, lo hacen muy útil para los que sufren de acné. Se puede utilizar en las horas de la noche antes de acostarse, frotando el ajo en los puntos críticos.

Resfriado y tos: se debe picar un diente de ajo y colocarlo algunos minutos en una taza de agua hirviendo. Luego, se debe colar y se le añade un poco de endulzante para disfrutarla como una infusión.

Repelente para mosquitos: colocando unos cuantos ajos alrededor de los huertos y jardines o cerca de las ventanas, se puede mantener alejados a estos incómodos insectos.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Tratamiento antipulgas: al frotarlos sobre el pelaje de los perros y gatos, se crea una barrera protectora antipulgas.

Es un antibiótico natural: a lo largo de la historia, se ha utilizado para desinfectar pequeñas heridas en la piel. Se puede ingerir también crudo en nuestra alimentación y esto ayuda a combatir y prevenir infecciones bacterianas.

Se usa como tónico facial: agregue algunas gotas de jugo de limón, unas gotas de jugo de ajo y una cucharada de flores de lavanda en medio vaso de vinagre de manzana, deje actuar esta solución durante toda la noche para obtener un tónico desinfectante. Luego, dilúyalo en un poco de agua y aplique suavemente en su rostro.

Para combatir la caspa: se debe triturar un ajo y mezclarlo con el zumo de un limón. Después, se aplica esta mezcla directamente sobre el cuero cabelludo y se deja actuar por 20 minutos. Luego, se procede a lavar el cabello con agua tibia.

Para combatir las callosidades: para eliminar los incómodos callos, debes triturar un ajo y luego mezclarlo con dos cucharadas de aceite de oliva para conseguir una pasta suave. Luego, lo aplicas sobre tu callo en horas de la noche y te colocas una media para que no se te vaya a pegar en las sábanas. Tus pies quedarán libres de callos.

Como pegamento natural: los chinos en la antigüedad lo utilizaban para reparar vidrio. También se utiliza para pegar papel, solo debes frotar un poco de jugo de ajo y listo.