Cocina, recetas y alimentos

¿Cuánto dulce podemos comer al día sin engordar?

Veamos cuáles son las recomendaciones de la OMS sobre cuánto dulce comer al día y los consejos para no subir de peso

Todos tenemos la idea de que el azúcar es “mala”, sin embargo, esto no es del todo cierto, ya que es un alimento que hace parte de la pirámide alimenticia y, por lo tanto, se debe consumir en pequeñas cantidades. La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que no se debe ingerir más del 5 al 10% del total de calorías al día (unas 6 cucharadas) en forma de azúcares simples. Sin embargo, hay que tener en cuenta que ese porcentaje no solo hace referencia al azúcar refinada, sino a todos los azúcares que se encuentran de forma natural en los alimentos.

Por lo general, el azúcar simple lo podemos encontrar en la sacarosa, los dulces, el yogur, las frutas, la miel, la leche, el helado, el pan y los alimentos industriales. Además, estos azúcares pasan muy rápido del intestino al torrente sanguíneo, lo cual genera importantes picos glucémicos y no tienen un efecto saciante muy duradero.

Entonces, ¿Se puede consumir dulces cuando se está a dieta?

A pesar de que lo mejor sería evitar los dulces en la medida de lo posible, principalmente si tienes que bajar de peso, no siempre es una tarea sencilla. De hecho, muchas veces nuestro cerebro pide dulces como una forma de premiación o auto consolación. Por lo tanto, incluso si estamos llevando una alimentación saludable, es posible obviar esta norma y consentirse un poco. Claro está, no está permitido exagerar con la cantidad y mucho menos con la frecuencia de consumo.

Por otro lado, un aspecto importante es identificar el mejor momento del día para darse este gusto, al igual que elegir el tipo de postre adecuado para no echar a la basura todos los esfuerzos realizados durante la dieta.

Pero ¿Cuál es la mejor hora para comer dulces?

Para reducir las consecuencias, la mejor opción es consumir dulces solo durante la mañana. De hecho, un estudio realizado en 2012 por un grupo de expertos de Tel Aviv, demostró que el consumo de dulces al comenzar el día ayuda a acelerar el metabolismo y a activar las funciones cerebrales con mayor rapidez. De igual forma, se le da tiempo al organismo para trabajar las calorías sin el riesgo de que se conviertan en grasa innecesaria.

Sin embargo, consumir alimentos dulces después de las comidas más importantes del día (almuerzo y cena) está completamente prohibido. Pero, si no puedes evitarlo, se recomienda hacerlo después del almuerzo y evitarlos completamente después de la cena.

¿Qué dulces es mejor comer cuando se está siguiendo una dieta?

Debes tener en cuenta que no todos los dulces son iguales, ya que algunos contienen más calorías que otros. Por esta razón, cuando estás a dieta es fundamental saber identificar cuáles te permitirán romper las reglas sin generar consecuencias muy graves.

Chocolate negro

La Universidad de L’Aquila, realizó una investigación que demostró como el chocolate ayuda a mejorar la función cognitiva y el ritmo del aprendizaje. Esto es gracias a que el chocolate contiene flavonoides que contribuyen con la salud cerebral y cardiovascular.

Dulces caseros

Otro dulce que podemos consumir estando a dieta son los caseros. Se recomienda reemplazar las harinas refinadas por integrales, la mantequilla por el aceite de oliva virgen extra o el aceite de semillas, la nata por el yogur y la fruta acaramelada o el caramelo por la fruta fresca.