Cocina, recetas y alimentos

Razones por las que no deberías beber café en ayunas

El café es una de las bebidas más consumidas a nivel mundial. Pese a esto, algunas investigaciones aseguran que es mejor dejar de beberlo en las mañanas sin haber comido algún aperitivo antes.

Según la información del Departamento de agricultura de Estados Unidos, esta deliciosa bebida se encuentra en todos los rincones del mundo y su consumo es impresionante. Debido a su indiscutible popularidad, muchos expertos se plantean dudas sobre los beneficios y los posibles riesgos que representa para la salud a mediano y largo plazo.

Beneficios y posibles riesgos para la salud sobre el consumo de café

Incontables investigaciones a lo largo de los años han demostrado la gran cantidad de beneficios que posee esta bebida para la buena salud, debido a su contenido de cafeína y antioxidantes. Entre los beneficios de los que hablamos, podemos encontrar:

  1. Ayuda al funcionamiento de la memoria.
  2. Regula la cantidad de azúcar en la sangre.
  3. Actúa como un estimulante para el organismo.
  4. Mejora la digestión y ayuda a combatir el estreñimiento.

De igual forma, los expertos han destacado su acción vasoconstrictora sobre las arterias cerebrales, las cuales pueden aliviar los fuertes dolores de cabeza, incluida la migraña. Así como cualquier ingrediente activo, la cafeína también tiene impactos negativos para la salud, por lo tanto, hay que tomar el café con moderación. Por ejemplo, todos saben que el café inhibe el sueño al reducir la secreción de melatonina, la hormona que promueve el descanso.

De acuerdo con otras opiniones científicas, el consumo de café puede aumentar el riesgo de abortos espontáneos y el nacimientos de niños muertos, motivo por el que se recomienda dejar de consumirlo durante el periodo de gestación, y, por otro lado, se ha observado una pequeña relación entre el consumo excesivo de café y el desarrollo de cáncer colorrectal.

Además, los daños relacionados con el consumo del café no dependen únicamente de los componentes de este alimento, sino también de la forma en que se consume, puesto que se han observado daños severos cuando se toma café en ayunas.

Posibles riesgos para la salud por consumir café en ayunas

Son muchas las consecuencias que genera para el organismo tomar una taza de café con el estómago vacío, especialmente para el organismo a largo plazo. Cuando la cafeína entra en contacto directo con el sistema digestivo, estimula las secreciones ácidas en el estómago, lo cual puede provocar irritación gástrica, contracciones intestinales, perdida de agua, sales y contracciones de la vesícula biliar.

De igual forma, el café provoca la secreción de ácido clorhídrico, utilizado para descomponer los alimentos, lo que interfiere en el correcto procedimiento de la descomposición de las comidas, ya que la secreción se produce sin que haya alimentos para descomponer. Como resultado, la comida queda obstruida en el estómago causando inflamación e hinchazón en los intestinos.

El Dr. Adam Simón, director médico de PushDoctor.co.uk. afirma: “Ingerir una taza de café en ayunas también puede ocasionar escalofríos, temblores y cambios de humor. Además, el café puede aumentar los síntomas relacionados con la ansiedad alterando el ritmo cardíaco, lo que hace que estemos menos concentrados y más irritables”.

Por otro lado, según algunos expertos, tomar café al levantarse suele aumentar los niveles de cortisol, alterando el reloj biológico al igual que los niveles de estrés, lo que puede traer consecuencias a largo plazo como el cáncer de colon. Por lo tanto, te recomendamos consumir moderadamente esta bebida y nunca más como el primer alimento del día.