Belleza

Elimina las durezas de los pies con este increíble remedio casero

Los callos o dureza en los pies son una patología muy frecuente y conocida entre la población. Hoy veremos como eliminarlos completamente sin tener que pasar por procedimientos dolorosos o productos químicos irritantes.

Nadie se salva de tener callos en los pies, pero, cuando se trata de casos muy complicados que requieren de un poco de ayuda, es necesario buscar alternativas que nos ayuden a recuperar la calidad y belleza de nuestra piel. A continuación, te contaremos algunas recomendaciones sencillas y muy útiles que te ayudarán a eliminar estas zonas duras de tus pies.

Remedio eficaz para deshacerse de los callos sin causar dolor.

Si haces parte de ese grupo de personas que sufren de los molestos callos, este truco para eliminarlos por completo es perfecto para ti. Como ya sabrás, hay una gran cantidad de tratamientos que contribuyen con la eliminación de este problema tan desagradable, pero en muchos casos llegan a ser dolorosos o a causar daños en los pies que impiden que podamos caminar correctamente. Por eso, veamos una alternativa más amigable para solucionar el problema de una buena vez:

Baño de pies emoliente y exfoliante.

Este es un método muy efectivo para deshacerse de los callos concentrados en los pies. Para realizar el baño, vas a necesitar de los siguientes ingredientes:

  1. Aceite de oliva.
  2. Sal gruesa.
  3. Bicarbonato de sodio.
  4. Un litro de leche entera.

Procedimiento.

Lo primero que debes hacer es calentar la leche en un recipiente, pero sin dejar que alcance su punto de ebullición, luego, echa dos cucharadas de sal gruesa, deja que todo se disuelva para ahora poder agregar tres cucharadas de bicarbonato de sodio. Mezcla todo muy bien hasta obtener una mezcla homogénea sin grumos. Una vez que hayas finalizado con el proceso, deja que la mezcla se enfríe y viértela en un bol (en lo posible, que sea de metal). Por último, agrega a la preparación dos cucharadas medianas de aceite de oliva, revuelve con una cuchara de madera y remoja tus pies.

Sobre la temperatura del líquido, este debe estar tibio y solo debes dejar los pies en remojo en esta solución durante aproximadamente treinta minutos, frotando los lugares en donde se encuentren concentrados los callos (En caso de que se encuentren muy duros, puedes usar una piedra pómez). Si tienes inconvenientes con la piel dura, puedes agregar un poco más de sal gruesa y bicarbonato de sodio para obtener una consistencia similar a la de un exfoliante natural. Finalmente, lava tus pies usando abundante agua, te recomendamos que esté fría para poder reactivar la circulación sanguínea lo antes posible. Además, no olvides aplicar una crema hidratante para los pies o incluso unas gotas de aceite de oliva.

Te aseguramos que este remedio será de mucha ayuda para solucionar los casos de callos más severos. Sin embargo, si estos son muy fuertes y duros, será mejor que acudas a los productos profesionales o ir con un especialista en este tipo de problemas.