LifeStyle

20 secretos para tener una vida más feliz

La felicidad es una condición difícil de alcanzar para algunos, dado que nuestro cerebro sencillamente no está programado para recibir información positiva. En realidad, nuestro cerebro ha evolucionado para sobrevivir, protegerse y mantenerse a salvo.  Podemos tener momentos de mucha euforia y fases de satisfacción y felicidad. Sin embargo, muchas personas se encuentran sometidas a emociones negativas que suelen ser persistentes.

En este sentido, ¿cómo podemos ser más felices? Al igual que cualquier otra situación, debemos restaurar nuestros valores y creencias. Indudablemente, es algo que no sucederá de la noche a la mañana, pero esperamos poder ayudarte con estos 20 secretos.

Celebra las pequeñas victorias.

Ciertamente, la vida está llena de altibajos, pero también se presentan pequeñas victorias que quizás pasan desapercibidas. Así que tómate un instante para celebrar estas pequeñas victorias. Por ejemplo, si ha eliminado miles de correos electrónicos que llenaban su bandeja de entrada ¡excelente! Disfrute de esos pequeños detalles.

Encuentra el equilibrio entre su vida personal y su vida laboral.

El trabajo ocupa la mayor parte de nuestro tiempo, pero esto no debería ser la única cosa que hagamos. Es fundamental realizar otras actividades e intereses que vayan más allá de la vida laboral. Por lo tanto, crear un equilibrio en nuestra vida cotidiana reducirá el estrés y le permitirá divertirse.

Concéntrate en lo positivo.

Para lograr un poco de felicidad, es necesario reprogramar el cerebro de una mentalidad negativa a una mentalidad positiva. Puedes elegir un mantra positivo para el día, algo que repita así mismo como, por ejemplo: “Hoy es un día hermoso” o “Agradezco todo lo que tengo”, pero, sobre todo, debes sentirlo y verlo de forma positiva. A

Se creativo.

Algunos estudios demuestran que participar en actividades creativas de manera constante le hace más feliz. Las personas que dedican tiempo a usar su creatividad e imaginación son más entusiastas y es mucho más probable que experimenten sentimientos de felicidad y bienestar a largo plazo.

Practica la atención plena.

Se trata de aceptar cómo te sientes sin juzgar tus emociones. Poner en práctica la atención plena significa estar presente, consciente y curioso. Aceptar lo que estamos viviendo, reduce el estrés y nos permite ver las situaciones como son.

Haz lo que amas.

Es totalmente imposible tener sentimientos de felicidad si no nos gusta nuestro trabajo. Puedes enfocarte en estudiar una carrera en un área que realmente te motive y te proporcione una gran satisfacción, te darás cuenta de que tu factor de felicidad aumentará.

Vive el presente.

Con frecuencia, nuestros sentimientos y pensamientos giran en torno al pasado o al futuro, pero la realidad es lo que estás experimentando en este instante. Al permanecer en el presente, estamos completamente involucrados en nuestra vida. Por consiguiente, trate de vivir el momento y empezará a apreciar más su vida.

Se generoso.

Siempre sea generoso con su tiempo y dinero. Por ejemplo, done a aquellos que lo necesitan, deles a sus seres queridos. Las personas que actúan con generosidad tienen sentimientos de humanitarismo y abnegación. Todos aquellos que son generosos en gastar tiempo o dinero en otros individuos, tienden a tener buena salud, tal vez sea porque dar tiene un efecto beneficioso que reduce el estrés y la presión arterial.

Interactúa con la música.

Como muchos saben, escuchar música levanta el ánimo y nos hace sentir mejor. Esto se debe a que al escuchar música nuestro cerebro libera dopamina, un neurotransmisor vinculado al placer y la recompensa.

Ten presente recuerdos felices

¿Por qué amamos los recuerdos? Quizás porque la nostalgia nos hace felices. Los sentimientos del pasado pueden ayudarnos a reconectarnos con sentimientos de amor y darnos una gran sensación de satisfacción. Nuestro pasado forja y define nuestra identidad.

Pasa tiempo en la naturaleza.

Según algunos investigadores, se ha evidenciado que la generación ultraconectada de hoy día sufre de un trastorno por déficit de la naturaleza. Los estudios demuestran que cuanto más tiempo pasamos en la naturaleza, mayor es nuestra sensación de felicidad.

Deja de preocuparte.

Preocuparse constantemente por todo genera una ansiedad tóxica, en la que tu mente se ve sumergida en muchos sentimientos negativos. Todas esas preocupaciones que te atormentan y te angustian a menudo, son cosas sobre las que no tienes control. Muchas veces creemos que, si nos preocupamos lo suficiente, evitaremos que sucedan cosas malas, pero no es así. Lo cierto es que no puedes sentir alegría cuando estás lleno de preocupación.

Mantén contacto con personas felices.

Quizás has hablado en algún momento con una persona triste y te has sentido cansado. Esto se debe a que el humor puede ser contagioso. De hecho, los sentimientos pueden ser transferibles de una persona a otra. Una clave para la felicidad es rodearse de personas positivas.

No te compares.

Deja de compararte con todos los demás y, sobre todo, deja de comparar tus cosas con todas las cosas que los demás tienen o hacen. Las redes sociales, por ejemplo, nos hacen sentir que todos los demás son mejores que nosotros. Por consiguiente, permitir que la envidia o el resentimiento nos invadan hacen que no apreciemos lo que tenemos.

Construye relaciones significativas.

La felicidad, el amor, la amistad, son relaciones que construyes y que van de la mano. Realmente, como seres humanos tenemos la necesidad básica de interactuar y relacionarnos con los demás. Naturalmente, buscamos a personas que nos apoyen, entiendan y estén ahí siempre para nosotros. Por ello, somos definitivamente más felices cuando buscamos la felicidad con los demás.

Sorpréndete a ti mismo.

Es prácticamente difícil sentirse feliz si te aburres o escuchas quejas de la vida todo el tiempo. Uno de los secretos más grandes para ser feliz, es sentirse estimulado, interesado y un poco sorprendido por las circunstancias de la vida. Sorpréndete fijando metas o ponte en situaciones nuevas e inesperadas y, trabaje para lograrlo.

Practica la gratitud.

Dar gracias y estar agradecido por todo lo que tienes te hará más feliz. Y es que, la gratitud es un sentimiento muy gratificante por todo lo has recibido en la vida, ya sea por cosas tangibles o intangibles. A medida que agradezca por todo, se dará cuenta de que hay más cosas buenas de las que cree.

Gasta dinero sabiamente.

Es equivocado creer que cuanto más dinero tengo, más feliz seré. Pero la realidad es cómo gastas tu dinero para sentirte más feliz, lo que puede provocar tu felicidad. La clave es hacerlo sabiamente. De hecho, gastar dinero en viajes, restaurantes, conciertos, etc., puede hacerte más feliz, debido a que compartes con otras personas.

Se tu mismo

Una de las claves más importantes para aumentar tu felicidad es ser usted mismo. Esto quiere decir que no debes depender de la aprobación de los demás, sino aceptarse a sí mismo tal cual como es. Dedique tiempo a conocerse a sí mismo.

Acepte sus imperfecciones

Son muchos los que se esfuerzan para alcanzar la perfección, para poder ser los mejores. Sin embargo, para ser realmente feliz, debes aceptar tus imperfecciones que son parte de la vida. Ten muy presente que la perfección es imposible y reconoce que hay gracia y belleza en las imperfecciones.

Publicaciones relacionadas