Cocina, recetas y alimentos

¿El azúcar de coco es más saludable que el azúcar blanco?

El azúcar de coco ha ido ganando popularidad como una de las alternativas más sanas al azúcar tradicional, pero ¿Qué tan saludable es? Vayamos a ver algunos datos interesantes.

A pesar de lo que pueda parecer por su nombre, el azúcar de coco no se obtiene directamente de los cocos. De hecho, las personas encargadas de recolectarlo, aprovechan la sabía del cocotero cortando el tallo del brote del árbol para acceder a su néctar.

Para elaborar este tipo de azúcar hay que mezclar la savia con agua y ponerlo a hervir hasta que se vuelva un jarabe, luego dejar que se seque y cristalice. Después, se rompe la savia seca para formar cubos de azúcar, con el fin de que sean similares al azúcar blanco o al azúcar morena tradicional.

Algo que se debe tener en cuenta es que el azúcar de coco no es el mismo azúcar de palma, ya que la primera se hace a partir de la savia del cocotero, el cual es el propio fluido azucarado circulante de la palma, en cambio, la segunda se elabora a partir de otro tipo de palmera.

¿Qué hay de su información nutricional?

El azúcar de coco es rico en potasio, magnesio, zinc y hierro, además, es una fuente natural de vitaminas B1, B2, B3, B6 y C. También contiene inulina, una fibra soluble que se relaciona con un menor riesgo de sufrir niveles elevados de azúcar en la sangre. Asimismo, contiene 16 aminoácidos esenciales, entre los que se encuentra la glutamina, este nos permite mantener un equilibrio ácido/alcalino en nuestro organismo mientras nos ayuda a controlar los impulsos de ingerir alimentos dulces. Para ser más exactos, una cucharada de azúcar de coco contiene:

18 calorías.

0 gr de fibra.

0 gr de grasa.

5 gr de azúcar.

0 gr de proteínas.

5 gr de carbohidratos.

Beneficios del azúcar de coco.

Su consumo es apto para todas las personas, incluso para los diabéticos (siempre bajo regulación y sin abusos).

Ayuda a mantener el equilibrio de los niveles de azúcar en la sangre debido a su bajo nivel glucémico.

Contribuye con la salud y crecimiento de los huesos gracias a su aporte de fósforo y calcio.

Fomenta el crecimiento de los músculos debido su aporte de potasio.

Mantiene el sistema nervioso en estado de calma

Reduce la hipertensión.

Previene la hipoglucemia.

Favorece el flujo sanguíneo.

Sin embargo, cuando se consume en exceso, los azúcares añadidos pueden provocar consecuencias muy graves, por ejemplo:

Diabetes.

Obesidad.

Síndrome metabólico.

Enfermedades del corazón.

Esteatosis hepática o hígado graso.

Deterioro de las cavidades dentales.

Entonces, ¿Cuál es la diferencia entre el azúcar de coco y el azúcar blanco?

El azúcar de coco es un endulzante de origen natural, cuyo sabor es similar al del azúcar de caña. También es menos refinado que el azúcar blanco: la savia se seca y se envasa sin pasar por ningún tipo de procesamiento y, por ello, conserva más nutrientes. En cambio, el azúcar blanco refinado no contienen nutrientes esenciales, por lo tanto, aporta calorías “sin valor”.

Pero ¿Cómo se debe utilizar el azúcar de coco en las recetas?

El azúcar de coco puede usarse como sustituto del azúcar blanco, tanto en alimentos horneados como en cosas más sencillas como un simple café. Si hablamos de su sabor, es dulce parecido al del caramelo, por lo que puede hacer que los postres tengan un sabor distinto.

Cocinar con azúcar de coco suele ser un poco difícil, sobre todo cuando hablamos de la textura de los platillos. No hay que olvidar que el azúcar de coco no tiene la misma composición química que el azúcar blanco, por lo que necesita mucho más líquido y grasa para que la receta quede perfecta.

Por otro lado, esta azúcar no puede soportar altas temperaturas como el azúcar tradicional, por lo tanto, deben evitarse las temperaturas mayores a 140° C para que los alimentos no se quemen.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira