3 superalimentos que no deberían faltar en tu dieta si quieres adelgazar

Foto : Adobe Stock

¿Quieres deshacerte de los kilos de más? Estos son tres superalimentos que no deberían faltar en tu dieta

La cebolla contiene buenas cantidades de minerales, especialmente potasio, fósforo, calcio y sodio, vitaminas A, B, C y E; es rica en fitoestrógenos, antibióticos naturales, sustancias cinarinosimilares (por ejemplo, ácido cafeico) que ayudan a la diuresis, sustancias que ayudan a reducir los niveles de azúcar en sangre, flavonoides (con acción antioxidante y antiinflamatoria), saponinas y pectinas.

La cebolla es diurética y laxante y ayuda a mantener constantes los niveles de azúcar en sangre, ya que reduce el índice glucémico de los alimentos con los que se combina. Además, la cebolla reequilibra la flora intestinal. Para mantener sus propiedades inalteradas, lo mejor es comerla cruda o al vapor, una vez al día durante al menos un mes. Esta verdura aporta 28 kcal/100 g.

Los garbanzos no inflaman y drenan el exceso de líquidos

Estas legumbres contienen aproximadamente un 22% de proteínas vegetales, buenas cantidades de sales minerales, como potasio, calcio, fósforo, magnesio, manganeso, hierro y zinc, vitaminas del grupo B, E, ácido fólico y betacaroteno. Los garbanzos tienen una acción drenante y antiadictiva. A diferencia de otras legumbres, los garbanzos son digeribles y no provocan hinchazón abdominal. También favorecen la reducción del colesterol en la sangre.

Se pueden comer hervidos o guisados en ensaladas, 2-3 veces a la semana, posiblemente en lugar de carne.

Los garbanzos secos y crudos aportan 316 kcal/100 g; secos y hervidos, 120 kcal; enlatados y escurridos, 100 kcal.

El trigo sarraceno mejora la microcirculación y combate la celulitis

El trigo sarraceno es el único cereal que contiene rutina (1 mg por cada 100 g), una sustancia que se encuentra generalmente en los cítricos y que puede reforzar los capilares y combatir la celulitis (porque el aumento de la oxigenación debido a la mejora de la microcirculación ayuda a disolver los depósitos de grasa y el estancamiento de líquidos). No contiene gluten y no favorece la hinchazón abdominal, además de ser un excelente sustituto del trigo en caso de intolerancia general o enfermedad celíaca, se cocina en 20 minutos y se puede utilizar para sopas y pasteles. Puedes comerlo 4-5 veces por semana durante un mes.

El trigo sarraceno aporta 314 kcal/100 g.

También puedes leer: ¿Podemos consumir el líquido de las conservas?