Salud

4 trucos para conservar la calabaza durante mucho más tiempo

Las calabazas son grandes, tienen cáscara dura y conservan múltiples semillas o pipas. Esta hortaliza puede prepararse de diferentes formas y es habitual que se le quite la cáscara antes de consumirse, aunque también puede cocinarse con ella.

En cuanto a su conservación, independientemente de como la hagamos, lo primero que debemos hacer es dividirla en grandes partes y con un cuchillo debemos retirar toda la parte central que está llena de semillas y filamentos. Seguidamente, retirar la piel incluyendo la parte intermedia de color blanquecina que se encuentra entre la pulpa y la piel.

La finalidad es tener siempre calabazas disponibles para su consumo incluso cuando están fuera de temporada, puesto que nunca se debe prescindir de este maravilloso alimento para hacer nuestras recetas.

De acuerdo a los consejos de nuestras abuelas, estas son las 4 formas de conservar la calabaza:  

  1. Si queremos congelar la calabaza, debemos pelarla y quitarle las semillas. Luego la cortamos en cubos y la colocamos en el congelador en un recipiente de comida. Ten presente que la calabaza en conserva debe cocinarse aún congelada. Por esta razón, el tamaño de los cubos depende de la preparación que se pretenda hacer.
  2. Si lo que planean es utilizar la calabaza en los siguientes 3 días, puede guardarla en la nevera y en este caso no se debe quitar la piel. Lo único que debes hacer es cubrir con un film plástico la parte que está pelada. Puede ponerlo en un recipiente de comida para evitar que se seque.
  3. Para mantener la calabaza entera sin cortarla, colóquela en un lugar a temperatura ambiente. Si deseamos conservar su frescura y sabor, la abuela recomienda exponerla al sol durante 10 días. No obstante, se debe tener cuidado y retirarla del exterior después de la puesta del sol para evitar que la humedad de la noche la dañe.
  4. Si deseamos conservar la calabaza en su estado natural, solamente debe colocarla en frascos herméticos. Agregue dos rodajas de limón orgánico con pimienta y una hoja de laurel. Añada agua caliente con un poco de sal hasta el borde del recipiente y cierre bien. Hierva bien durante una hora y listo.

Publicaciones relacionadas