5 alimentos que parecen sanos y no lo son

Seguramente, muchas veces te ha pasado que consumes alimentos pensando que son livianos y saludable cuando en realidad no es así.

Existen alimentos que aparentemente son saludables y que nos pueden ayudar a bajar de peso, pero desafortunadamente contienen más grasas y azúcares de lo que pensamos. Y es que, solemos creer que hay alimentos a los que consideramos saludables y beneficiosos para bajar de peso, pero en realidad cuando se le hace un cuidadoso análisis, nos podemos dar cuenta de que no lo son. De hecho, no solo no aportan ningún beneficio, sino que pueden llegar a ser perjudiciales para el organismo.

Aquí te mostramos una lista de estos alimentos.

Barras y cereales: aunque aparentemente son adecuados y saludables para las dietas que son bajas en calorías, eso no es verdad. Los cereales o barras industriales no tienen el grado de calorías que muchos piensan. Lo mejor es elegir cereales como el arroz inflado o la avena acompañados por yogur.

Jugos de frutas industriales: tal vez creamos que estamos consumiendo algo saludable cuando bebemos estos jugos envasados, pero en realidad no es así, ingerimos es muy poca fruta y muchos azúcares añadidos, conservantes y edulcorantes.

Sopas preparadas: puede que parezcan saludables y beneficiosas a la hora de bajar de peso, pero por el contrario encontramos es un ingrediente llamado glutamato monosódico, que es un aditivo alimentario utilizado para darle sabor a los alimentos, es un verdadero enemigo de los procesos para adelgazar.

Frutas deshidratadas: no se deben confundir con los frutos secos como las avellanas, almendras, nueces, etc. Esta fruta deshidratada puede contener muchas más calorías que la fruta fresca. Los organismos de salud internacionales recomiendan un consumo de 40 gramos por día.

Alimentos ligeros: en los últimos tiempos hemos observado una gran cantidad de productos con el término “light”, que indican ser sin azúcares añadidos, sin grasas, etc., pero no son tan saludables como se creería. Por ejemplo, si no contienen azúcares añadidos, puede haber edulcorantes, que no es algo recomendado para los niños. O si dice que contiene menos grasa, puede que tenga conservantes agregados. En ocasiones, a pesar de que indican que tienen menos azúcares o grasas, la cantidad de calorías es igual que incluso la versión original. Lo que se podría pensar que es un producto falso.