5 claras señales de que estás bebiendo mucho café

Podemos decir que el café es la bebida más consumida en todo el mundo, dado que representa uno de los puntos de referencia de nuestra vida cotidiana.

Sabemos que el café tiene muchos beneficios , como disminuir el riesgo de demencia, pero a lo que no siempre prestamos atención es que también tiene efectos secundarios si abusamos de esta bebida. A continuación, conocerás cuáles son las señales que indican que se debe reducir la dosis diaria de café.

Problemas en la calidad del sueño

La ciencia dice que el café altera la cantidad y la calidad de sueño, incluso si se consume 6 horas antes de acostarse. Asimismo, puede perjudicar el ritmo circadiano del organismo, dando una sensación de lentitud parecida a la que sientes cuando tienes que recuperar sueño perdido. Los expertos aconsejan tener mucho cuidado con el exceso de café, porque cualquier beneficio que pueda aportarnos esta bebida, queda eliminado si es el café el que nos hace perder el sueño.

Altera los nervios

El café es un estimulante del sistema nervioso central y, por lo tanto, bloquea los receptores de adenosina y aumenta los de adrenalina, dopamina y glutamato. El profesor de neurobiología y comportamiento de la Universidad de California, Michael Yassa, sugiere disminuir la cantidad diaria de café o reemplazar parte de este por el descafeinado, puesto que la estimulación del sistema nervioso puede causar nerviosismo, ansiedad, irritabilidad, ira y aumento de la frecuencia cardíaca.

Colapso mental y físico

La nutricionista deportiva de St. Augustine, Florida, Jenna Braddock, señala que tan solo los alimentos pueden proporcionar la energía adecuada que el organismo necesita para sostenerse todo el día. Si bien es cierto que el café ayuda a levantar el ánimo, también es cierto que, cuando finaliza el efecto, sin la carga energética adecuada de la comida, pueden presentarse colapsos físicos y mentales que podrían comprometer nuestra mala productividad en todo lo que hacemos.

Problemas digestivos

El café es una bebida diurética, por lo que, evidentemente aumenta nuestra frecuencia de orinar. Asimismo, en un 30% de las personas que exageran el consumo del café, también se presenta un efecto laxante originado por una fuerte estimulación del colon y los intestinos, lo que hace que se acuda al baño con regularidad. Corinne Dobbas, reconocida dietista de la ciudad de San Francisco, dice que consumir demasiado café y muy poca agua no ayuda a hidratar correctamente el cuerpo y aconseja tomar café acompañado de un refrigerio para ralentizar el movimiento del café por el estómago, el tracto digestivo y la vejiga.

Temblor de párpados

El café es un desencadenante fundamental en el movimiento repentino de los párpados, una especie de contracción involuntaria, según indican los expertos en salud. Una investigación realizada por la Universidad de New York, pudo demostrar que la cafeína estimula la liberación de serotonina y noradrenalina, neurotransmisores que aumentan la reactividad de los nervios y músculos.