5 errores que debemos evitar con las mascarillas protectoras

El Covid-19 se propaga a través de las gotas emitidas por la tos o los estornudos. Con el fin de evitar su propagación, la oms ha recomendado una serie de medidas a seguir, haciendo hincapié en los errores que no deben cometerse.

  1. No lavarse las manos antes de ponerse la máscara

El primer gran error es no lavarse las manos antes de ponerse la mascarilla. La Oms lo ha dicho “Antes de ponerse una mascarilla, lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón”.

Debido a las gotitas que se emiten al toser o estornudar, el ambiente se infecta rápidamente con bacterias o virus. Para evitar que se extiendan en la mascarilla protectora, debe lavarse bien las manos con agua y jabón o con un gel desinfectante. También debe recordar limpiarse las uñas, los pulgares, el dorso de las manos y las muñecas.

  1. La posición incorrecta de la máscara

Una máscara protectora sólo es útil si se instala correctamente en el rostro del portador. Por lo tanto, debe adaptarse a la cara cubriendo la boca y la nariz, asegurándose de que no haya espacios entre la cara y la máscara, de lo contrario no hay protección.

  1. Tocarse la cara cuando la mascarilla está puesta

Nos tocamos la cara varias veces al día. Sin embargo, cuando usamos una mascarilla, debemos evitar poner los dedos en la cara tanto como sea posible. Las manos llevan bacterias que pueden contaminar la mascarilla y ésta también contiene microbios que pueden infectar las manos.

  1. Quitar la mascarilla protectora sin seguir las reglas

Para quitarse la mascarilla: quítesela por detrás (no toque la parte delantera de la mascarilla); deséchela inmediatamente en un recipiente cerrado; y lávese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.

  1. No cambiar la mascarilla protectora con regularidad

Mantener la mascarilla puesta demasiado tiempo también es un error. Tan pronto como empiece a mojarse debido a la transpiración o la respiración, debe ser reemplazada por una nueva. Ya que las mascarillas son desechables, no debemos reutilizarlas después.

También puedes leer: Cepillarse los dientes reduce el riesgo de enfermedades cardíacas, según estudio