Estilo de vida

5 formas de infidelidad reveladas por un experto

El tema de la infidelidad en las relaciones de pareja es uno que genera mucho debate y controversia. Cuando escuchamos la palabra «infidelidad», generalmente pensamos en el engaño sexual, pero según Rachel Wright, una reconocida psicoterapeuta y experta en relaciones amorosas y sexuales, la infidelidad abarca mucho más que eso. A continuación, analizaremos las 5 formas principales de infidelidad y cómo pueden afectar tu relación.

1. Infidelidad sexual

La infidelidad sexual es probablemente la forma de infidelidad más conocida y extendida. Esto incluye desde los encuentros sexuales extramatrimoniales hasta los mensajes de texto y los coqueteos. Según Rachel Wright, cualquier tipo de relación puede verse afectada por este tipo de infidelidad, no solo las relaciones monógamas. Lo que se considera infidelidad sexual dependerá de los acuerdos y reglas establecidas en la pareja. Por ejemplo, si el acuerdo es tener relaciones sexuales con otras personas siempre y cuando se utilicen preservativos, pero luego se rompe ese acuerdo, se considera una forma de engaño.

2. Infidelidad emocional

La infidelidad emocional o afectiva puede ser igual de dañina, e incluso más, que la infidelidad sexual. Este tipo de infidelidad ocurre cuando una persona redirige su energía emocional hacia otra persona en lugar de hacia su pareja. Puede manifestarse de diferentes formas, pero generalmente implica confiar en otra persona en lugar de comunicarse con la pareja sobre las dificultades emocionales. En casos extremos, puede llegar a enamorarse de alguien más, lo que puede ser devastador para la relación.

3. Infidelidad virtual

La infidelidad virtual, también conocida como ciberengaño, se lleva a cabo a través de las redes sociales, los mensajes de texto y los foros de internet. Este tipo de infidelidad puede parecer menos grave, ya que no implica un contacto físico directo, pero puede ser igual de devastador para una relación. Aunque no siempre tiene connotaciones sexuales, puede llegar a tenerlas. Nuevamente, todo dependerá de los acuerdos y límites establecidos previamente en la relación.

Foto Freepik

4. Infidelidad romántica

La infidelidad romántica es similar a la infidelidad emocional, pero se enfoca más en las acciones que una persona realiza con o para otra persona. Mientras que la infidelidad emocional se trata de los sentimientos hacia alguien, la infidelidad romántica implica acciones concretas, como invitar a alguien a cenar o coquetear con otra persona. Estos actos pueden involucrar una intimidad emocional que debería ser exclusiva de la pareja. En muchas ocasiones, la infidelidad romántica y emocional van de la mano.

5. Infidelidad intelectual

Cuando nos comprometemos en una relación, generalmente compartimos filosofías, convicciones y valores comunes con nuestra pareja. Sin embargo, si comenzamos a compartir exclusivamente estos aspectos con otra persona, se considera una forma de infidelidad intelectual. Puede ser algo tan simple como dejar de hablar de política con nuestra pareja para hacerlo con otra persona, o incluso ver un programa de televisión que solíamos ver juntos con alguien más. En resumen, cuando encontramos a alguien más intelectualmente estimulante, existe el riesgo de caer en la infidelidad intelectual.

Es importante destacar que cada relación es única y los límites de la infidelidad pueden variar. Lo que es considerado infidelidad para algunas parejas puede no serlo para otras. Es fundamental establecer una comunicación abierta y honesta con nuestra pareja para establecer los límites y acuerdos que nos permitan construir una relación sólida y basada en la confianza mutua.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira