5 importantes razones para no beber agua embotellada

Beber agua embotellada puede traernos graves problemas, por lo que es mucho más saludable beber agua del grifo que de las botellas de plástico, desde luego, siempre que el grifo tenga un buen sistema de filtro.

En la década de 1990 fue que se dio inicio a la costumbre de beber agua embotellada, antes de esto se bebía tranquilamente del grifo. Para comprender un poco mejor, el agua embotellada es un auténtico negocio para aquellos que pretenden lucrarse, pero es completamente perjudicial para quienes la consumen. Las multinacionales que se dedican al negocio del agua, hoy en día están teniendo ingresos entre 60 y 120 millones de dólares al año. Los más grandes consumidores de agua embotellada en el mundo son Estados Unidos, China, Brasil y México.

Pero el verdadero problema es el plástico que se utiliza, debido a que con frecuencia es de mala calidad y al entrar en contacto con el agua genera estos inconvenientes.

Estas son las 5 razones para no beber agua embotellada

El plástico de las botellas representa riesgos para la salud

Investigaciones realizadas recientemente indican que los plásticos liberados en el agua podrían ser motivo de preocupación y, por lo tanto, debería estudiarse el tema más a fondo. Esto debido a que los estudios hechos demuestran que los productos químicos llamados ftalatos, pueden con el tiempo penetrar el agua embotellada.

Un análisis hecho al agua que se había almacenado durante 10 semanas en botellas de plástico demostró que contenían ftalatos, lo que advierte que dichos químicos podrían provenir de los revestimientos o de la tapa de plástico. Aun cuando existen ciertos estándares que regulan el límite de los ftalatos en el agua del grifo, hasta ahora no hay límites legales para los ftalatos en el agua embotellada.

No son adecuadas las regulaciones a la calidad del agua embotellada

Son pocas las regulaciones sobre el contenido del agua embotellada. De hecho, un estudio científico del Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales demostró que más de un tercio de las marcas analizadas contienen sustancias cancerígenas como el arsénico y otros compuestos químicos perjudiciales para la salud.

No obstante, los científicos determinaron que los contaminantes se encontraban en cantidades mínimas y que toda el agua embotellada era segura para su consumo. Pero lo más significativo del estudio, fue que se demostró que la pureza del agua embotellada podría ser una estrategia engañosa solo para convencer a las personas que la compren.

Expertos en el tema indican que los beneficios del agua embotellada se basan fundamentalmente en una idea errónea común. La mayoría de las personas beben agua embotellada porque están convencidos de que tiene mejores beneficios para la salud y mejor sabor, pero esto no es así.

El agua embotellada podría contener toxinas

La mayoría de las empresas de agua embotellada utilizan plástico sin BPA (bisfenol A), una sustancia química sintética que se emplea en la fabricación del plástico. En cambio, estas botellas sí contienen otros químicos que pueden desprenderse cuando se exponen al calor o permanecen sin abrir durante mucho tiempo.

Las botellas de plástico no son productos sostenibles

Uno de los principales residuos que contaminan ríos y mares son las botellas de plástico, no se descomponen con facilidad y causan un grave daño en los ecosistemas. Pese al esfuerzo que se hace por reciclar todas estas botellas de plástico, el aumento en su producción hace que la lucha para reducir las cantidades de basura sea cada vez más difícil. Razón por la cual, se recomienda no seguir consumiendo agua embotellada.

El agua embotellada no es la mejor

Se considera que el 25% o más del agua embotellada es en realidad solo agua del grifo en una botella.

Su precio es desmesurado

El precio del agua embotellada puede llegar a ser más de 1.000 veces el precio del agua del grifo. Un litro de agua embotellada nos cuesta hasta 250 veces más que un litro de agua del grifo, es decir, pagamos por 5 litros de agua embotellada lo mismo que por 1.000 litros del grifo.