5 señales de que tienes un trabajo tóxico

¿No te sientes realizado o motivado en tu empleo actual? Quizás es porque estás en un trabajo tóxico. Te damos 5 señales para averiguarlo.

Te cuesta ir a trabajar

Sí, es normal que no te gusten los lunes, pero si te niegas a la idea de ir a trabajar todos los días, incluso después de unas largas vacaciones, significa que tienes que cuestionar tu trabajo. ¿Tiene que ver con las relaciones con tus colegas? El entorno influye enormemente en nuestra productividad, lo que puede afectar nuestra moral a largo plazo. ¿O tal vez es más una cuestión de tareas? En este caso, no dudes en hablarlo con tu jefe. Quizás necesites nuevos desafíos o, por el contrario, delegar un poco. Otro factor que dice mucho sobre la toxicidad del lugar de trabajo es tener que ocultar los errores de alguien. Mentir para proteger a un colega indica que estás en un muy mal ambiente de trabajo.

Te enfermas a menudo

Algunos estudios han demostrado que el estrés crónico tiene un grave impacto en nuestro sistema inmunológico. Debilitado por el exceso de trabajo o las relaciones tóxicas, literalmente se contagia todo, desde un resfriado hasta una gastroenteritis.

Sufre de trastornos digestivos

¿Tienes frecuentemente problemas digestivos que van desde simples dolores de estómago hasta diarrea? Es posible que sufras el síndrome del intestino irritable, pero también puede ser una señal de que estás bajo estrés. Un poco de tensión puede ser beneficioso para nuestra productividad, pero si tiene un impacto en tu salud, significa que estás demasiado estresado. No, no es normal sufrir dolores de estómago regularmente antes de ir a trabajar! Tienes que encontrar una manera de liberar esa tensión.

Duermes mal

¿Sueles despertarte por la noche y pensar en todas las tareas que debes realizar al día siguiente en el trabajo? Es una señal de exceso de trabajo. Estar hiperconectado (incluso fuera del horario laboral) y pasar la vida detrás de las pantallas, conlleva a que tu cerebro tenga dificultades para «apagarse».

Falta de deseo sexual

Nuestra libido está estrechamente ligada a nuestro trabajo. Así que una vida sexual satisfactoria aumenta tu productividad en el trabajo (la ciencia lo confirma), un trabajo tóxico influirá negativamente en tu libido.