Al menos el 50% de los contagios son causados por pacientes asintomáticos

Durante la oleada inicial del brote de Covid-19 en la ciudad de Nueva York, las personas sin síntomas pueden haber sido responsables de al menos el 50% de las infecciones. Así lo revela un estudio, publicado en la revista Proceedings of National Academy of Sciences, realizado por científicos de la Universidad de Chicago, que desarrollaron modelos para evaluar el impacto de los casos asintomáticos durante la pandemia.

«En el periodo inicial de la situación de emergencia era realmente complicado estimar qué porcentaje de personas infectadas desarrollaría luego síntomas -explica Rahul Subramanian, de la Universidad de Chicago- y sin datos específicos era muy difícil estimar la diferencia entre los casos no notificados por falta de pruebas y los realmente asintomáticos».

El equipo utilizó los datos obtenidos de las pruebas realizadas en la ciudad de Nueva York, basados en los positivos y el número de pacientes que presentaban síntomas, para desarrollar un modelo de propagación epidemiológica y determinar hasta qué punto las infecciones asintomáticas pueden haber contribuido a la transmisión del virus. «Nueva York», añade el experto, «fue una de las primeras ciudades en informar del número diario de pruebas, por lo que pudimos utilizar las cifras para estimar la tasa sintomática del Covid-19».

Según las conclusiones del equipo de investigación, la proporción de personas sintomáticas de Covid-19 es de entre el 13% y el 18%, por lo que las personas asintomáticas y presintomáticas pueden haber desempeñado un papel importante en la propagación de la infección.

«Independientemente de la incertidumbre de todos los demás parámetros -comenta Mercedes Pascual, profesora de la Universidad de Chicago y segunda firmante del artículo- podemos decir que al menos el 50 por ciento de las infecciones provienen de personas asintomáticas o presintomáticas». Los científicos señalan que este análisis no indica el grado de infectividad de las personas asintomáticas y no tiene en cuenta las nuevas variantes emergentes del virus.

Nuestro modelo pone de manifiesto la importancia de seguir las directrices de salud pública», continúa Qixin He, «aunque las personas asintomáticas no transmitan el virus tan fácilmente como las sintomáticas, pueden ser responsables de un número significativamente alto de infecciones». Las cifras que hemos obtenido son bastante sorprendentes».

Los investigadores también señalan que «estas encuestas demuestran la necesidad de que los organismos de salud pública pongan a disposición los protocolos y los números de las pruebas, para permitir su incorporación a los modelos existentes». «Hacer que esta información esté disponible», concluye Pascual, «es tan crítico como reportar el número de casos, de lo contrario hay una discrepancia entre el número y el tipo de casos reportados en el tiempo y la dinámica de transmisión subyacente». La modelización epidemiológica no puede prescindir de compartir esta información».

También puedes leer: Reino Unido: 1.000 muertes en 24 horas a pesar del récord de vacunaciones, ¿por qué?