LifeStyle

6 aparatos que consumen grandes cantidades de energía incluso estando apagados

Uno de los errores más comunes en los hogares es considerar que los aparatos apagados no consumen electricidad de forma pasiva. Pues bien, es momento de saber que todo lo que está enchufado sigue consumiendo energía aunque no se esté utilizando activamente, lo cual representa un aumento en la factura mensual.

Muchos tienen la creencia de que los aparatos eléctricos cuando están apagados dejan de consumir energía, pero lo cierto es que esto solo sucede cuando se desenchufan. Este consumo pasivo se conoce como modo de espera, y si bien es menor que el consumo que representa un aparato encendido, se ha comprobado que si causa un cambio en la factura a final de mes. Por lo tanto, para ahorrar dinero en la factura de la luz y limitar el consumo de energía, el mejor consejo es desenchufar los aparatos electrónicos que no se están utilizando o que no requieren de un flujo de energía constante.

¿Por qué no se deben mantener los aparatos en espera?

Como ya mencionamos, cuando un aparato eléctrico permanece conectado consume energía de forma pasiva. De hecho, se conoce al consumo de electricidad de los aparatos en espera como “consumo oculto” y puede llegar a representar el 11% de la factura energética de un hogar. Además, el flujo constante de corriente a través de los aparatos en modo de espera no solo aumenta el costo de la factura mensual, sino que también deteriora el estado general de los aparatos. En promedio, desconectar los aparatos puede llegar a ahorrar unos 80 euros al año.

Pero ¿Qué dispositivos en espera consumen más energía?

Los primeros a tener en cuenta son los monitores y los periféricos. Cuando están en reposo, consumen al menos unos 209 kWh al año, lo que representa un coste anual de 23 euros. El segundo lugar lo ocupan las antenas parabólicas, con un consumo pasivo de 131 kWh y un gasto anual de 14,5 euros. Luego nos encontramos con la secadora, la cual cuenta con un consumo de electricidad estimado de 103 kWh, unos 11,3 euros al año. En cuarto lugar, tenemos al horno de cocina, con un consumo en espera de 86,5 kWh y un gasto por año de 9,5 euros. Por último, debemos hablar del televisor, ya que en modo de espera consume unos 77 kWh, cerca de 8,5 euros al año.

Existen otros aparatos presentes en esta lista, como puede ser el modem de internet, el cual puede consumir más que una lavadora si se deja encendido todo el tiempo. Otros, como Las lavadoras y los lavavajillas, también son electrodomésticos que consumen energía cuando están en reposo, pero que no se recomienda desenchufarlos, ya que el modo de espera permite detectar una posible fuga de agua.

Entonces, ¿Cómo reducir el consumo de energía de los aparatos en espera?

En caso de que no quieras desconectar todos tus electrodomésticos y elementos que están en modo de espera, te invitamos adoptar estos consejos, recuerda que no solo se trata de disminuir el pago de la factura, sino que el medio ambiente también está en juego:

Utiliza una regleta.

Cuando se conectan varios aparatos a una regleta, es más fácil desconectar aquellas herramientas que se encuentran en estado de espera, ya que solo debes presionar un interruptor para que todos los aparatos dejen de estar conectados y no consuman energía.

Busca la etiqueta Energy Star.

Al comprar equipos de oficina como monitores, ordenadores, impresoras, escáneres, etc., debes tener cuidado y elegir dispositivos que tengan la etiqueta Energy Star. Este es un indicador adoptado por la Comisión Europea que indica un bajo consumo por parte del aparato.

Desenchufa los cargadores.

Es mucha la información que se puede encontrar en internet, pero lo cierto es que mantener el cargador enchufado, incluso cuando la carga está completa, consume energía de forma pasiva y lo mismo ocurre cuando el cargador se deja desenchufado sin un receptor de carga. Esto se debe a que los cargadores cuentan con transformadores que convierten el voltaje de la corriente que sale del enchufe en el voltaje que necesita el teléfono para cargar su batería. Estos transformadores requieren de electricidad para entrar en funcionamiento, electricidad que seguirán consumiendo incluso cuando haya terminado el proceso de carga. Además, dejar el teléfono enchufado a la red eléctrica puede provocar muchos incidentes.

Debes tener en cuenta que evitar mantener los equipos eléctricos en modo de espera no solo reducirá el consumo de energía, sino que también aumentará la vida útil de tus dispositivos y mejorará su eficiencia energética cuando llegue el momento de utilizarlos.