LifeStyle

6 buenas razones para no volver a comer atún enlatado

Muchas personas lo eligen por su alto contenido de proteínas; sin embargo éstas son algunas de las razones por las cuales sería mejor que lo pienses la próxima vez que quieras abrir una lata de atún para comer.

Riesgo de intoxicación alimentaria: comer pescado enlatado o de piscifactoría puede ser peligroso, el 75% de los casos de intoxicación alimentaria provienen de estas situaciones.

Alto contenido de sodio: los deportistas usan mucho las latas de atún que tienen un alto contenido de proteínas y son buenas para los músculos. La parte negativa es que con su alto contenido de sodio pueden aumentar la presión arterial.

Absorción de metales pesados: el atún come peces más pequeños, que consumen metales pesados ​​como el mercurio, y cuando comemos atún ingerimos estos metales. Una pequeña cantidad de mercurio en nuestro cuerpo puede dañar los riñones, el sistema digestivo y la piel. Grandes cantidades de mercurio pueden causar infartos, daño cerebral.

Cultivo masivo de atún: la demanda de peces en el mundo aumenta, pero estos disminuyen. El atún se cultiva, y tras un proceso de engorde son vendidos en el mercado.

La pesca del atún mata a los delfines: la pesca del atún mata involuntariamente a los delfines. Estos últimos quedan atrapados en las redes utilizadas para capturar el atún.

Contaminación del océano: la pesca es la causa principal de la contaminación del agua en el mundo. Las redes, trampas y muchas partes de los barcos de pesca están hechas de metal y plástico que a menudo terminan en el agua. Este tipo de contaminación daña la vida marina: comen plástico creyendo que es comida, y a veces se asfixian y mueren.