6 consejos ecológicos para blanquear las sábanas amarillentas

La ropa de cama blanca, bonita e impecable, siempre queda muy bien en una habitación, pero no lo es tanto cuando empieza a amarillear. Con el tiempo y el uso, su edredón, sus sábanas y sus fundas de almohada pueden perder su blancura natural. Que no cunda el pánico, sólo hay que seguir estos consejos ecológicos y de bajo coste de nuestras abuelas. Tu ropa de cama te lo agradecerá (y el planeta también).

  1. Vinagre blanco

No te dejes engañar por su olor. Además de ser un gran suavizante natural, el vinagre blanco será tu mejor opción para desmanchar tus sábanas amarillentas. Vierta de ½ a 1 taza entera de vinagre blanco en la bandeja del suavizante de su lavadora y sus sábanas saldrán tan suaves y brillantes como el primer día.

  1. El limón

100% natural, el zumo de limón es un agente blanqueador ultra eficaz que devolverá a su ropa de cama su claridad. Para ello, basta con añadir el zumo de medio limón al detergente habitual de la lavadora y ¡ya está! Para los puristas, también se puede llenar una cubeta con un litro de agua hirviendo y verter el zumo de dos limones, para luego dejar la ropa de cama en remojo durante unos veinte minutos.

  1. Azul de metileno

En el pasado, nuestras abuelas utilizaban bolas de color azul para blanquear las sábanas amarillentas. Hoy en día, la mayoría de los detergentes comerciales para la ropa contienen blanqueadores ópticos que están diseñados para hacer que sus sábanas sean más blancas que el blanco, pero estos productos químicos no son biodegradables. En su lugar, utilice unas gotas de azul de metileno mezclado con vinagre blanco y viértalo en su suavizante.

  1. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio no blanquea directamente la ropa de cama, pero contribuye lo suficiente. Al verter de 1 a 2 cucharadas de bicarbonato en la bañera de la lavandería, se neutralizará la cal en el agua y se aumentará el poder de blanqueo de la ropa.

  1. Leche

Sí, has leído bien, por muy inesperado que sea para el público en general, la leche es un gran aliado para blanquear tu ropa de cama. Sumerge la ropa de cama en leche caliente durante una hora aproximadamente y luego lávala en la lavadora o a mano.

  1. Jabón de Marsella

Los beneficios del jabón de Marsella para el hogar son de sobra conocidos, pero ¿sabía que también es un magnífico producto para lavar la ropa? En formato líquido o en cubos, puede dar una segunda vida a sus sábanas amarillentas. Basta con enjabonar el tejido ligeramente húmedo y dejarlo durante una hora aproximadamente antes de aclararlo.

También puedes leer: Azúcar vs. miel: ¿cuál es mejor para la salud?