LifeStyle

6 cosas que debes evitar para que tu gato no te odie

Los gatos son animales extremadamente sensibles y algunos comportamientos que hacemos a diario pueden confundirlos o molestarlos. Conozcamos las seis cosas que nuestros felinos odian de los humanos.

Cualquiera que tenga de compañía a estos animales puede asegurar lo agradable que es regresar a casa luego de un duro día y sentirse acogido por el ronroneo de un adorable gatito. Asimismo, al ser animales demasiado independientes, pueden quedarse en casa solos durante mucho tiempo, ya que ellos no necesitan muchos cuidados y no requieren grandes espacios.

No obstante, es una realidad que los gatos no soportan ciertas cosas en el comportamiento de los humanos y saber cuáles son nos permitirá comprender mucho mejor sus comportamientos y reacciones, mejorando así la convivencia con nuestros gatos.

Estas son las 6 cosas que los gatos odian de las personas

Los gatos odian el afecto excesivo.

Caricias y abrazos sí, pero solo cuando ellos los pidan y sin exagerar. De hecho, a diferencia de los perros, como ya lo dijimos anteriormente los gatos son muy independientes y muchas veces poco sociables. Realmente, para estos felinos el contacto físico es un modo de dominación, por esta razón solo se dejarán acariciar cuando ellos deseen y no cuando la persona quiera.

Los gatos odian bañarse.

Aunque a algunos de ellos sí les agrada, la gran mayoría de los gatos no les gusta en lo absoluto la idea de bañarse. Las razones pueden ser diversas: no les gusta sentirse controlados, tener el pelo mojado los hace sentir más pesados y menos ágiles, además por tener una piel más sensible tienden a sentir más frío. Incluso sus orígenes podrían justificar este hecho, dado que los antepasados de muchas razas de gatos provenían de Oriente Medio, un lugar con un clima desértico donde pocas veces se encontraba agua, lo que proporcionaba cierta desconfianza hacia este líquido.

Los gatos odian los sonidos fuertes.

Ciertamente, los gatos son animales que les gusta tener una vida tranquila y sin excesos. Debido a que ellos tienen una audición extremadamente sensible, odian los sonidos fuertes. Los ladridos de los perros, el ruido de la aspiradora o los gritos, pueden causarle estrés o ansiedad, por lo tanto, la recomendación es que no le subas excesivamente el volumen de la televisión o la radio, y en general todos aquellos ruidos fuertes.

Los gatos odian ser ignorados.

Hay que tener una cosa clara: los gatos son independientes, pero no solitarios. Por consiguiente, necesitan siempre la compañía de otros gatos y de sus amigos humanos. Como ya se sabe, a ellos no les agradan los abrazos excesivos, pero al mismo tiempo no les gusta que los ignoren, por lo cual siempre acudirán en busca de caricias cuando lo deseen.

Los gatos odian la falta de limpieza.

Debido a que la mayoría de ellos odian el agua, se podría pensar que son animales sucios, pero no es así. Los gatos están verdaderamente obsesionados con su limpieza e higiene personal, por ello cada vez que pueden, los ves que se limpian solos. Por este motivo, no son felices viviendo en un lugar sucio y, sobre todo, odian encontrar su caja de arena sucia. De modo que, para ayudar en su convivencia, trate de mantener limpia su caja de arena luego de haber hecho sus necesidades y trate también de conservar las zonas de su gato siempre limpias.

Los gatos odian los olores fuertes.

Así como el oído, el sentido del olfato de los gatos también es bastante desarrollado, por lo cual detestan los olores fuertes. Dado que, al ser animales que también se comunican por medio de los olores, sentir las fuertes fragancias humanas puede resultar demasiado molesto para ellos.

Publicaciones relacionadas