6 malos hábitos que pueden dañar tus pestañas

Todas soñamos con tener unas hermosas, largas y saludables pestañas. Cuando están bien cuidadas, las pestañas dan a los ojos belleza e intensidad. Hoy veremos algunas malas prácticas que pueden afectar la calidad de las pestañas, por lo que importante revisar tus hábitos y velar por la caída y belleza. Veamos que se trata.

Cuanto más largas, gruesas y pobladas se encuentren tus pestañas, más resaltara tu mirada. Sin embargo, esta es una parte muy frágil del cuerpo, de hecho, solo se implantan 2 milímetros bajo la piel, siendo este el motivo por el que se caen tan fácilmente. Miden de 6 a 12 milímetros en promedio, pero con el paso de la edad se van acortando y su calidad va siendo cada vez menor. Teniendo esto en cuenta, es necesario cuidarlas mucho y evitar algunos malos hábitos que tienden a hacer que su calidad se vaya perdiendo con mucha más rapidez.

Veamos algunos malos hábitos causantes de la perdida de las pestañas:

Retirar el maquillaje de los ojos con mucha fuerza

Desmaquillarse cada noche es un paso necesario en toda rutina de belleza, pero debe hacerse de la manera correcta. No es necesario aplicar demasiada fuerza para retirar el rímel, de hecho, esto solo puede afectar a la salud de los ojos y las pestañas. Para eliminar eficazmente todo el maquillaje, la mejor opción es usar cosméticos de dos fases que se dividan en una primera aplicación acuosa y otra de aplicación aceitosa. Toma un poco de algodón empapado y frota suavemente desde la parte superior de las pestañas hacia abajo. Otra buena opción es usar un aceite desmaquillador y usar el dedo con cuidado hasta retirar todo el maquillaje.

Abusar del calor

Cuando seques tu cabello después de una ducha trata de no acercar demasiado el secador a tu cabeza, tu cabello te lo agradecerá y tus pestañas correrán menos riesgo de quemarse. También, si eres de las que calientan el rizador de pestañas antes de usarlo con el aire caliente, te recomendamos dejar de hacerlo, ya que puedes quebrarlas y debilitarlas.

Usar un rímel demasiado viejo

Al igual que todos los productos de belleza, el rímel cuenta con una fecha de caducidad. Cuando se ha pasado esta fecha, lo mejor es echarlo a la basura. Además, con el paso del tiempo, el rímel tiende a secarse y a endurecerse, lo que puede afectar seriamente a la calidad de las pestañas. Ten en cuenta que el rímel cuando está demasiado viejo no da un aspecto agradable, tiende a dejar grumos y se pega, haciendo muy difícil su limpieza.

Excederse con el uso de las extensiones

Es normal que te gusten las extensiones de pestañas, son hermosas y sin duda ayudan mucho al aspecto de los ojos, pero llevarlas durante mucho tiempo puede tener algunos efectos secundarios. El Colegio de Optometristas del Reino Unido aseguró que su uso repetido puede causar alopecia por tracción.

Frotarse los ojos

Se trata de un mal hábito que la mayoría hacemos sin darnos cuenta. Todos en algún momento hemos tenido el reflejo de frotarnos los ojos cuando estamos cansados o cuando sentimos ardor. Pero este hábito debe ser eliminado por completo, ya que es una forma muy sencilla de hacer que las pestañas se aflojen y caigan.

No humectar las pestañas

Para mantener a las pestañas en óptimas condiciones y acelerar su crecimiento, es importante “alimentarlas”. Para hacerlo, los productos más recomendados suelen ser aceites, especialmente el aceite de ricino, ya que se ha demostrado que potencia su crecimiento y fuerza en poco tiempo. Si al aplicarlo te incomoda su textura aceitosa, también puedes aplicar aceite de coco o de jojoba. Solo tienes que aplicar el aceite usando los dedos o con un cepillo de pestañas, te aseguramos que tus pestañas estarán largas y fuertes.