6 objetos de uso diario que debes desinfectar todos los días

Constantemente, vivimos atentos de mantener nuestra casa limpia y desinfectamos todos los lugares que creemos son los más indicados. Pero muchas veces, ya sea por cuestiones de tiempo u otro inconveniente, no realizamos la adecuada desinfección de objetos y superficies en nuestro hogar.

Hay muchos objetos y áreas de la casa que pueden ser portadoras de gérmenes y bacterias, por lo que debemos prestar mucha atención. Por tanto, una mala limpieza o desinfección podrían poner en peligro nuestra salud.

Hoy enumeramos los objetos de uso diario que deben desinfectarse todos los días, y que a menudo quedan en segundo plano.

Paños de cocina: estos paños podrían generar malos olores y a su vez se acumulan en ellos los gérmenes y bacterias. Estos paños son hechos de tela, por lo cual tienden a absorber todo lo que encuentran. Para eliminar toda la humedad, gérmenes, bacterias, moho, se recomienda hacer lo siguiente: en un recipiente con agua caliente y el jugo de un limón, sumerja los paños y déjelos allí un buen tiempo, luego enjuáguelos con agua e introdúzcalos en la lavadora con la temperatura adecuada y el detergente que utiliza.

Fregadero: no solo se deben limpiar bien los fregaderos sino también los desagües y las tuberías. Muchas veces el tiempo no permite una limpieza adecuada de estos lugares, pero se debe tratar en lo posible de lavarlos con los detergentes que utilizamos para evitar que los gérmenes y bacterias se aniden en estos sitios. Coloque en un cazo ½ litro de agua, agregue unos 200 ml de vinagre y ponga a calentar. Luego introduzca un poco de bicarbonato de sodio en el fregadero y vierta allí el agua caliente con vinagre, esto producirá una acción efervescente que le ayudará a mantener las tuberías y desagües limpias y desinfectadas.

Esponjas: estos objetos que se utilizan en diversos lugares como la cocina y el baño pueden acumular muchísimos gérmenes y bacterias en su interior. Lo que debes hacer es que después de utilizarlas, colócalas en un bol con agua caliente y vinagre blanco, déjalas un rato en remojo y luego las pones a secar al sol. Este mismo procedimiento lo puedes hacer con las esponjas que usas para ducharte.

Las alfombras de baño: ya sea una alfombra de tela o de goma antideslizante, ambas deben limpiarse todos los días. Las alfombras de tela pueden limpiarse con una aspiradora y dejarlas en el aire por un buen rato. También, puedes distribuir bicarbonato en la alfombra y dejarlo durante media hora. Luego procede a cepillar y enjuagas con agua caliente.

Portacepillos y cepillos de dientes: cepillarse los dientes no es suficiente para una buena higiene dental, sino también el cepillo de dientes, ya que si este no se limpia adecuadamente, se podrían transferir las bacterias presentes en el cepillo a la cavidad bucal.

El cepillo de dientes debe limpiarse todos los días con agua caliente, igual que su estuche. El portacepillos debes limpiarlo con el detergente que usas para lavar el baño. Luego, procedes 3 veces por semana a desinfectar con agua y bicarbonato los mohos y bacterias. Puedes colocar en un bol agua con un poco de bicarbonato de sodio para limpiar el cepillo, el estuche y el vaso que utilices y dejarlos allí durante una hora.