7 Beneficios del agua de rosas

El agua de rosas es una cura ancestral, de la que Cleopatra habría estado enamorada. Sus propiedades no solo se limitan a beneficios estéticos, sino también terapéuticos relacionados con trastornos menores como irritación, hinchazón o dolor de garganta.

Aunque el agua de rosas ha ganado popularidad a lo largo de los años debido a sus beneficios estéticos, también sería interesante conocer sus propiedades como tratamiento para ciertas enfermedades. Originaria de Irán, el agua de rosas contiene de 10 a 50% de aceite de rosa, y diversos componentes como terpenos, glucósidos, flavonoides, broncodilatadores, anticonvulsivos, animicrobióticos y antinflamatorios, todos beneficiosos para la salud humana.

Infecciones

Los pétalos de rosa, además de ser rico en vitamina C, contienen polifenoles, compuestos derivados de plantas con fuertes propiedades antioxidantes. Estos últimos ayudan a combatir la inflamación en el cuerpo.

Absorción de hierro

La ingestión de agua de rosas aumenta la absorción de hierro cuando se combina con alimentos como lentejas, tofu, espinacas y mariscos.

Irritaciones y enrojecimiento.

El agua de rosas se usa preferiblemente como spray o como humectante. Su aplicación tópica tiene efectos antiinflamatorios y antioxidantes que pueden calmar el eczema, aliviar la rosácea y prevenir la descomposición del colágeno. Atención: dependiendo del producto, algunos compuestos pueden irritar las pieles muy sensibles. Los perfumes y los aceites esenciales contienen muchos alérgenos.

Problemas estomacales

Si sufre de indigestión, el agua de rosas puede aliviar los trastornos gastrointestinales cuando se toma por vía oral.  Fortalece el funcionamiento del sistema digestivo, disminuyendo la inflamación y regula la digestión.

Crecimiento del cabello

El agua de rosas es rica en vitamina C, que ayuda a estimular la función inmunitaria y a producir colágeno, una proteína esencial para una piel sana y para el crecimiento del cabello.

Ansiedad

Mejora el estado de ánimo, reduciendo los síntomas de la depresión, el estrés y el desánimo.

Dolor de garganta

Debido a sus efectos antiinflamatorios y a sus vitaminas B, C, E y A, el agua de rosas puede utilizarse para tratar los síntomas de un resfriado, como el dolor de garganta. Es un tratamiento natural para la gripa, resfriados y tos, ya que posee propiedades broncodilatadoras que ayudan a respirar con mayor facilidad.