7 maravillosos beneficios de la ducha fría para la salud

Todo el mundo ha recibido una ducha fría en algún momento de su vida. Ya sea por un problema con el calentador de agua o por cualquier otra razón… nunca es agradable y nos enoja, sin embargo, ¡los beneficios de la ducha fría para la salud son realmente muchos!

La próxima vez que te suceda, no estés tan molesto. Intenta en cambio divertirte. Incluso hay términos especiales para esta práctica: la ducha James Bond o la ducha escocesa. Esta práctica consiste en pasar del agua caliente al agua fría al final de la ducha. y es extremadamente útil porque aporta numerosos beneficios a la salud de la piel y del cuerpo en general.

Los beneficios de la ducha fría

La ducha fría es tonificante y vigorizante. Estimula el sistema inmunológico, mejora la circulación sanguínea, alivia los órganos internos y hace que la piel sea más saludable y brillante. La ducha fría despierta la piel y estimula las fibras musculares. Tiene un efecto diurético, mantiene el cabello sano y calma el estrés.

  1. Mejora la circulación sanguínea y mejora la inmunidad.

El agua fría puede conducir a una mejor circulación sanguínea porque hace que la sangre circule alrededor de nuestros órganos. Una buena manera de ayudar a nuestro cuerpo a resolver algunos problemas de salud del corazón y la piel.

Además, la exposición al frío aumentaría el nivel de algunos linfocitos; Los glóbulos blancos, que defienden nuestro cuerpo. Cinco minutos de ducha fría a 20 ° C inducirían la activación del sistema inmunológico.

  1. Acelera la recuperación muscular y alivia el dolor.

Los atletas profesionales a menudo toman baños de hielo una vez finalizada la preparación o la competencia, para eliminar los efectos del dolor muscular y reducir la inflamación. La ducha fría es beneficiosa porque circula mucha más sangre, lo que le permite evacuar toxinas. Ayuda a los músculos a recuperarse más rápido y aliviar el dolor.

  1. Promueve la pérdida de peso

Si quieres deshacerte de unos pocos cientos de calorías cada mañana sin salir del baño, dale un impulso a tu espíritu tomando duchas frías. Muchas personas no son conscientes del hecho de que puede ayudarlo a perder peso.

En nuestro cuerpo tenemos dos tipos diferentes de tejido adiposo: grasa parda y grasa blanca. Estas dos grasas no se funden de la misma manera: para las blancas, se necesita deporte, y para las parda, frío. Este último tiene la capacidad de movilizar nuestra grasa parda y disolverla en minutos. ¡Podemos perder en promedio de 100 a 200 calorías en dos o tres minutos bajo un chorro de agua a 20 ° C!

Además, la grasa parda es rica en mitocondrias que producen energía y calor para el cuerpo solo bajo el efecto del frío y sin tener que hacer ningún esfuerzo muscular. ¿Sigues dudando en tomar una ducha que quema calorías y las convierte en más energía?

  1. Mejora la apariencia del cabello y la piel.

La ducha fría es beneficiosa para la piel y el cabello, a diferencia de una ducha caliente. El frío causa vasoconstricción: los vasos sanguíneos y los capilares se contraen y la piel se contrae. El uso de agua fría para lavar la cara y el cuerpo ayuda a combatir la flacidez de la piel y provoca un efecto tensor en la piel. El agua fría ayuda a cerrar los poros y a tener una piel más suave y brillante.

  1. La ducha fría contra la depresión.

Entre los beneficios de la ducha fría para la salud, está su efecto antidepresivo, ya que activa los receptores en la piel que reaccionan al frío. Esta reacción envía una gran cantidad de impulsos de estas terminaciones nerviosas a nuestro cerebro.

Cinco minutos de ducha fría causan una descarga eléctrica importante en el cerebro y esta afluencia puede tener un efecto antidepresivo. La ducha fría también ayuda a reducir la fatiga y la ansiedad.

  1. Ayuda a sobrellevar mejor el estrés.

Tomar una ducha fría o nadar en un mar o lago relativamente frío puede aumentar nuestra tolerancia al estrés e incluso a ciertas enfermedades.

  1. Mejora el estado de alerta.

Tomarse una ducha fría por la mañana después de levantarse puede parecer una medida extrema para algunas personas. Sin embargo, esta práctica causa una respiración profunda causada por un choque térmico para preservar el calor de nuestro cuerpo. Para ello, aumentar el consumo de oxígeno. Como resultado, la frecuencia cardíaca también aumenta y libera una gran cantidad de sangre en todo el cuerpo. Esta práctica proporciona la energía necesaria al comienzo del día.

¿Cuándo tomar una ducha fría?

Para disfrutar de los beneficios de la ducha fría para la salud, debemos centrarnos en los siguientes momentos:

  • Después de una noche de sueño, la ducha fría despierta el cuerpo, relaja los músculos y las articulaciones y nos pone de buen humor.
  • También podemos hacerlo de noche porque promueve el sueño gracias a una disminución de la temperatura corporal.