Salud

7 usos peligrosos del bicarbonato de sodio que todos deberían conocer

El bicarbonato de sodio es un producto mágico. Sus usos son casi infinitos… Desde la casa hasta el jardín, se puede utilizar para casi todo. Sus usos para la salud y la higiene son también innumerables: desodorante, cuidado de la piel, problemas digestivos… Pero, ¿conoces los peligros del bicarbonato? Sí, como cualquier producto eficaz, el bicarbonato también puede tener efectos indeseables si se utiliza mal.

Estos son los 7 peligros del bicarbonato que todos deben conocer.

Aprenda a diferenciarlo.

El bicarbonato de sodio es un producto natural, por lo tanto, no tiene ningún impacto negativo en el medio ambiente. Se puede utilizar de manera segura en forma de polvo, disuelto en agua o mezclado con otros productos. Sin embargo, debe aprender a elegir el bicarbonato según el uso que desee darle.

Como producto doméstico, el bicarbonato de sodio técnico es ideal, dado que puede reemplazar varios productos para el hogar. Es perfecto para limpiar, lavar ropa, neutralizar malos olores, desodorizar el frigorífico, destapar las tuberías, desinfectar colchones, etc. Pero, desde luego, no se debe ingerir. Debe evitar la ingestión de bicarbonato de sodio técnico.

Entonces, ¿se puede o no ingerir bicarbonato de sodio? Sí, si se trata de bicarbonato de sodio como alimento. De hecho, para uso médico o alimentario, debe elegir otro tipo de bicarbonato lo más puro posible. Realmente, es la misma molécula que el bicarbonato técnico, pero la calidad y pureza son superiores. El bicarbonato médico está recomendado para tratar problemas como: acidez, problemas digestivos o náuseas, hacer mascarillas, aliviar flatulencias, contra la tos, entre otros.

Atención a los efectos secundarios en algunas personas.

Aunque muy pocas veces sucede, pueden aparecer efectos secundarios en algunas personas. Estos efectos pueden ser: hinchazón de pies, manos y tobillo, mareos, dolores musculares o aumento de peso; alergias, espinillas, dificultad para respirar, hinchazón en labios, la lengua o la cara. Por ello, se recomienda consultar al médico o farmacéutico antes de tomar bicarbonato por primera vez. Si deseas usarlo como una aplicación en la piel, prueba primero en un área pequeña para asegurarte de que no tengas alergias.

No exceda la dosis recomendada.

El bicarbonato de sodio no es peligroso si no se excede en la dosis recomendada. Pero consumir demasiado este producto es peligroso para la salud. Sin embargo, se deben ingerir dosis muy altas para que haya consecuencias muy negativas. Solo de 200 a 300 g de bicarbonato empieza a ser peligroso para la salud.

No se debe confundir con ningún otro producto.

Ten presente siempre no confundir este polvo blanco con otros polvos que también son blancos. Por ejemplo, la soda, que también es un polvo blanco y que no tiene nada que ver con el bicarbonato de sodio. Ten mucho cuidado de no confundirlo, porque es un producto peligroso e irritante. Lo mismo sucede con el percarbonato de sodio, que tampoco se debe confundir con el bicarbonato de sodio, ya que el sodio del percarbonato nunca debe ingerirse ni entrar en contacto con la piel.

No lo tome todos los días.

Incluso en dosis normales, es mejor evitar tomar bicarbonato durante demasiado tiempo debido a su alto contenido de sodio. Además, no te laves los dientes todos los días con bicarbonato, ni siquiera para blanquearlos. Hay que saber ser razonable y evitar los excesos, incluso con bicarbonato. ¿Por qué? Porque debido a su concentración de sodio, su uso excesivo puede causar una sobrecarga de sodio en el organismo.

No lo deben usar mujeres embarazadas.

El bicarbonato no debe administrarse a mujeres embarazadas ni a niños menores de 6 años. Por lo tanto, busque siempre consejo médico antes de usar cualquier remedio de bicarbonato en embarazadas o en niños. Así mismo, no debe usarse en personas con una dieta baja en sal, con presión arterial alta o con úlcera de estómago. Lo mismo ocurre con pacientes con insuficiencia cardíaca o renal, edema pulmonar, enfermedades hepáticas, acidosis respiratoria o alcalosis metabólica.

No usar en casos de tratamiento médico.

Si te encuentras en un tratamiento médico, evita por completo ingerir bicarbonato de sodio. Por ejemplo, si quiere tomarlo para calmar la acidez estomacal, es mejor que tenga cuidado. De hecho, existen riesgos de interacción entre el bicarbonato y los medicamentos que estás tomando. Por consiguiente, lo mejor es buscar siempre la recomendación de un médico o farmacéutico antes de ingerir un medicamento con bicarbonato.

Publicaciones relacionadas