LifeStyle

8 cosas que debes limpiar en tu hogar al menos una vez al mes

Limpiar tu casa teniendo en cuenta estos sencillos consejos podría evitar daños provocados por el abandono y costosas reparaciones.

El filtro del lavavajillas.

Retira el filtro y lávalo para asegurarte de que no quedan restos de alimentos. Después, espolvorea una taza de bicarbonato de sodio en el fondo del lavavajillas y déjalo reposar durante al menos 12 horas. Por último, agrega una taza de vinagre y por en marcha un ciclo caliente.

Juntas de los azulejos o baldosas.

Será mejor que dejes de tirar tus viejos cepillos de dientes, ya que son la mejor opción para limpiar las juntas. Lo único que tienes que hacer es aplicar un poco de detergente en el cabezal del cepillo y restregar con fuerza.

No olvides tus zócalos y persianas.

Si se deja acumular demasiado polvo y suciedad en las persianas será imposible limpiarlas, por lo que entre más se limpien, mejor se verán y evitaran la acumulación de polvo. Es difícil limpiar completamente las dos caras de las láminas con un trapo sin intentar no dañar nada en el proceso, por lo que es mejor no dejar que se acumule mucha suciedad.

Aspirar muebles tapizados.

Agrega bicarbonato de sodio sobre la tela y déjala reposar durante al menos 20 minutos. El bicarbonato eliminará los olores y a desvanecer las manchas en la tela. Después, retira el bicarbonato de sodio con una aspiradora de mano o con el cepillo de tu aspiradora grande.

Revisa los filtros de tu sistema de calefacción.

Te recomendamos sustituir los filtros de la calefacción, la ventilación y el aire acondicionado al menos cuatro veces por año y revísalos mensualmente. Esto ayuda a que el aire que va a fluir por tu casa se mantenga limpio y a que tu sistema funcione de la mejor forma posible sin que se obstruya con residuos o polvo.

Lava bien tu lavadora.

Dependiendo de la frecuencia en que se usa, te recomendamos lavar la lavadora al menos una vez a la semana. Aunque no se use a menudo, lo mejor será que la laves bien por dentro y por fuera una vez al mes. Como la mayoría de la ropa debe lavarse con agua fría, el agua caliente no suele circular. Lo primero que debes hacer es seleccionar un ciclo de lavado que tenga agua caliente y añadir un poco de lejía. Este simple consejo matará cualquier bacteria o germen presente en la maquinaria.

No olvides barrer el garaje, el patio y los caminos de entrada.

Barrer el garaje, el patio y los caminos de entrada son útiles para dar un aspecto limpio al hogar. Si lo haces una vez al mes, con el tiempo será mucho más manejable y podrás hacerlo con más frecuencia.

Ten en cuenta la rejilla del frigorífico.

El frigorífico tiene una rejilla en la parte superior o inferior que da acceso al compresor y a las bobinas de refrigeración. Cuando el polvo se acumula allí bloquea el flujo de aire, lo que puede hacer que se averíe por completo la maquinaria.

Inspecciona tus desagües del fregadero y de la bañera.

Si tu fregadero, lavabo o bañera no están drenando tan rápido como de costumbre, seguramente sea por culpa de una acumulación de residuos que impiden el flujo. Lo primero que hay que hacer es eliminar lo que está obstruyendo la tubería utilizando un limpiador de tuberías para sacar los residuos a través del desagüe. Después, agrega una taza de bicarbonato de sodio y un poco de agua caliente para eliminar los residuos.

Publicaciones relacionadas