LifeStyle

8 maneras diferentes de caminar más de 10.000 pasos al día

Camina cuando tengas una cita.

En lugar de llevar a tu pareja al supermercado, al centro comercial o a otro destino cercano usando un medio de transporte, sal un poco antes, camina y trata de llegar a tiempo para tu cita, y trata de regresar caminando a casa. Si sueles dar una vuelta de tres kilómetros alrededor del barrio, te recomendamos dibujar un círculo en un mapa que recopile todas las direcciones desde tu casa. Este plano será útil para definir todas tus posibilidades de desplazamiento (el cual debe aumentar a medida que te vayas poniendo en forma).

Camina cuando hagas tus compras.

En lugar de caminar o correr dos veces por semana para ponerte en forma, camina mientras cumples con tus responsabilidades. Será mejor caminar hacia el banco, la tienda de comestibles, la oficina de correos, el salón de belleza y cualquiera de estos sitios. Esta es una alternativa multitarea muy sana y sin estrés. Solo necesitarás algo para llevar tus cosas, por lo que tendrás que es mejor cargar con una mochila o comprar una cesta de mercado ecológica.

Cambia la ruta de tus paseos.

Los cambios son buenos, trata de romper tu ruta habitual caminando por otro camino. Esto no solo sirve para evitar el aburrimiento y la monotonía, sino que te permitirá conocer tú ciudad y ver las cosas desde un nuevo ángulo.

Sal a caminar con tu jefe.

Cuando llegue la próxima reunión con tu jefe, sugiere algo nuevo, en lugar de sentarte en su despacho donde el ambiente es siempre tenso. Proponle mejor salir a dar un paseo por los alrededores.

Sal a dar un paseo durante los días de lluvia.

Es curioso que, a la primera señal de lluvia, muchas personas entran en una especie de hibernación. Pero, hay algo que tienen los paseos bajo la lluvia que es relajante y emocionante. Deja el paraguas en tu armario y usa un gran abrigo con capucha. De vez en cuando, gira la cara hacia el cielo para atrapar algunas gotas y sentirlas sobre tu piel.

Sal a dar un paseo cuando estés enfadado.

Cuando estés de mal humor, sal a dar un paseo. No solo harás un gran ejercicio físico (Teniendo en cuenta que la adrenalina te hará caminar más rápido) sino que también quemarás algunas de las hormonas de estrés que están recorriendo tu cuerpo.

Es mejor dar una vuelta con tu pareja.

¿Te preocupas por el estado de tu relación? Caminar puede ser de mucha ayuda. El ejercicio nos hace más abiertos, emocionales y sinceros, además, también garantiza la atención a las palabras de nuestra pareja, ya que no habrá televisión, ni celulares, ni ordenadores.

El paseo “virtual”.

Estudios demuestran que es posible activar las fibras musculares cuando se imagina la realización de alguna actividad. Esta técnica es conocida en los jugadores de baloncesto para intentar mentalmente los tiros a la canasta. Trata de hacerlo los días que estés demasiado ocupado para salir a caminar, comienza al menos dedicando 5 minutos en silencio con los ojos cerrados, en los que te imagines caminando con fuerza y propósito. Esto te ayudará a desarrollar memoria muscular, y notarás mejores resultados cuando salgas realmente a caminar.

Publicaciones relacionadas