Belleza

8 nuevos hábitos para perder peso sin hacer dieta

Independientemente de los motivos que tengamos cada uno para perder peso y ponernos en forma, todos estamos de acuerdo en que hacer dieta es un proceso que en muy pocos casos se mantiene y funciona porque es muy fácil caer en la tentación. La comida basura siempre se consigue, motivo por el que en un ataque de hambre nos alimentamos de lo primero que encontramos. Pues bien, es momento de aprender a organizar nuestro entorno y la forma en la que vivimos.

Perder peso sin hacer dieta: lo que hay que hacer

La doctora Sandra Hassnik, médico y divulgadora científica estadounidense especializada en el estudio de la obesidad, asegura: «Toda la fuerza de voluntad del mundo no puede hacer nada contra un entorno que impulsa a ganar peso, motivo por el que es necesario un cambio de perspectiva. En otras palabras, para perder peso hay que cambiar el entorno para que no se mantenga como una tentación constante. En lugar de hacer dieta, lo mejor es que nuestro entorno haga la dieta, ya que no se puede tomar decisiones sabias sobre la alimentación si el entorno que nos rodea está en nuestra contra, porque debemos estar siempre alerta y a la larga nos cansamos y cedemos a la tentación».

8 consejos actualizados que debes aplicar para perder peso sin tener que hacer dieta

1. Elimina toda la comida basura

Es sencillo acumular comida basura sin siquiera darnos cuenta, por eso es importante comenzar revisando lo que hay en nuestra despensa y tirar o regalar todos los alimentos poco saludables.

Puede que haya algún alimento que no quieras tirar, entonces la mejor opción será dividirlo en muchas porciones para comerlo sin necesidad de abusar.

2. Limpia tus redes sociales

Las redes sociales han demostrado ser malas para la salud de nuestro peso. Si las recetas de comidas y platos con alto contenido calórico no dejan de aparecer en tu muro, la tentación de replicarlas, o de buscar dónde disfrutarlas, puede ser demasiado fuerte como para ceder a la tentación. En su lugar, opta por seguir páginas que proponen un estilo de vida saludable.

3. Cambia la lista de la compra

Se dice que comer sano es caro, pero no es cierto, ya que las últimas investigaciones demuestran que las dietas más saludables cuestan solo 1,42 euros más al día (10 euros a la semana) que las menos saludables. Por lo tanto, el dinero que antes gastabas en patatas fritas, embutidos y dulces lo gastarás mejor en alimentos más saludables, como frutas y verduras.

4. Elimina un alimento basura cada mes

La mayoría de las dietas suelen fracasar porque se hacen demasiados cambios de golpe, por eso, es mejor que cada mes se elimine un alimento de nuestra dieta, evitando comprarlo o comerlo. En caso de que sea difícil para ti, reduce su frecuencia a la semana hasta que sea posible renunciar a él.

6. Evita vaciar tu frigorífico por completo

Esto puede sonar absurdo para los que quieren perder peso, pero, cuando la nevera está vacía, el riesgo de salir y llenarse de comida basura en la calle aumenta, por lo tanto, lo mejor es que siempre la nevera tenga suficientes alimentos para preparar algunas comidas y cenas saludables: frutas, verduras, carne magra, etc.

6. Elige una nueva ruta

Si en el camino de la oficina a casa hay alguna cafetería, panadería o pastelería a la que siempre terminas entrando, lo mejor será tomar una nueva ruta. Puede que alargues tu viaje un poco, pero no te arriesgarías a ceder a la tentación.

7. No veas los anuncios

Cuando estés viendo televisión y empiece un anuncio, levántate y haz otra cosa. Ten en cuenta que los anuncios publicitarios están llenos de alimentos ricos en calorías y poco saludables.

8. Encontrar un restaurante saludable al que frecuentar

En muchas ocasiones solo queremos desconectar y salir a comer, pero esto no tiene que significar necesariamente que haya que comer comida chatarra o contaminante. Lo mejor es dedicar un poco de tiempo para encontrar un restaurante cerca de casa que sirva comida sana.

Síguenos en Google Noticias