Belleza

8 trucos para llevar tacones sin sufrir

Los tacones altos son imprescindibles para las mujeres. Hermosos, elegantes y tremendamente femeninos, afinan las piernas, haciendo que la silueta sea sexy. Pero incluso los zapatos más caros y cómodos provocan dolor en los pies y las piernas. Entonces, ¿cómo se pueden llevar los tacones sin sufrir? Aquí están los mejores remedios naturales para usar tacones sin dolor. ¿Imposible? No, sólo pequeños y fáciles trucos de supervivencia. Averigüemos cuáles son

Mantén cortas tus uñas

Para aliviar el dolor ocasionado por el uso de tacones, debes cortarte las uñas de los pies. Esto lo puedes hacer tu misma, pero te recomendamos acudir con un pedicurista para obtener mejores resultados y no causar heridas en las uñas.

Stick anti-rozaduras

Se trata de cremas y bálsamos perfectos para evitar las rozaduras del pie con el zapato. Es ideal cuando el calzado toca una parte específica del pie, ya que ayuda a evitar el dolor y la aparición de ampollas.

Usa tacos de 4 a 7 cm

El tamaño del tacón es lo que más tienen en cuenta las mujeres, sin embargo, todas sabemos que 10 cm es una exageración y puede generar graves consecuencias. La buena noticia es que un tacón entre 4 y 7 cm es bien tolerado por nuestro cuerpo.

Coloca los zapatos en el congelador

El efecto mecánico que se genera por la congelación del agua y el aumento gradual del volumen hace que el zapato se estire. El frío también estimula la circulación periférica y alivia durante un tiempo la sensación dolorosa que provocan los tacones.

Utiliza un spray para aumentar el tamaño de los zapatos

Por lo general, los tacones suelen tener la punta estrecha, lo cual puede convertirse en una tortura cuando los pies comiencen a hincharse, sobre todo en la noche y después de utilizarlos toda la jornada. Por esa razón, te recomendamos usar un spray que ayude a aumentar el tamaño de los zapatos.

El método de la cinta

Con este truco podrás disminuir el dolor y el entumecimiento de los dedos de los pies. Para realizar esta técnica, necesitas una cinta adhesiva transparente o de un color similar al de tu piel.

Envuelve la cinta entre el tercer y cuarto dedo del pie, comenzando a contar desde el dedo gordo. De hecho, esto tiene una explicación científica: hay un nervio que se parte en dos justo entre estos dos dedos del pie, lo que provoca dolor cuando se somete a la presión que provocan los tacones altos. Gracias a que la cinta adhesiva mantiene unidos los dos dedos del pie, esta presión se reduce, evitando la aparición del dolor.

Usa plantillas

Se trata de un pequeño, pero muy seguro truco que te ayudará a evitar grandes dolores en los pies. Existen varios modelos en el mercado: ultradelgados, de gel, blandos, entre otros. Asimismo, hay varios tamaños y dimensiones para todo tipo de calzado. Las plantillas se ajustan con mucha facilidad a la forma del zapato y del pie, además son muy cómodas y prácticas, y se pueden llevar en el bolso para cuando se comienza a sentir dolor.

Bañarse los pies

Al terminar la jornada, relaja los pies con el clásico baño de pies, pero ten en cuenta que no es solo agua caliente, sino también otros ingredientes que potencialicen su acción: sal gruesa y bicarbonato de sodio. Una vez terminado el baño con agua caliente, prepara un baño con agua fría en donde puedes usar algunos aceites esenciales con propiedades antiinflamatorias.

Prueba tus zapatos

Puede que suene lógico, pero no está de más recordarlo: debes probar bien si los zapatos son de tu talla antes de comprarlos. Estos deben tener el tamaño justo a tu pie, además hay que tener en cuenta que el modelo del zapato no siempre corresponde al de nuestra talla, y hay veces en los que el pie izquierdo es diferente al derecho, ya que uno puede ser más grande que el otro. Esta es una situación completamente normal, puesto que nuestro cuerpo está dividido en 2: derecha e izquierda, por lo tanto, el tamaño equivocado del zapato podría causar la aparición del dolor. Te recomendamos dar una pequeña caminata por la tienda con ellos antes de comprarlos.