9 alimentos que no nunca debes compartir con tu perro

Muchos alimentos que los humanos solemos comer son tóxicos y extremadamente dañinos para la salud de nuestro perro. Para no cometer errores, hoy veremos una lista de alimentos que nunca se le debe dar a los caninos.

Es común que los cuidadores tengan que llevar a su perro al veterinario con urgencia porque han comido algo que les ha hecho daño, ya sea porque estén mal informados y no prestan atención al hecho de que los perros no pueden tolerar la comida de los humanos y tienen mecanismos metabólicos completamente diferentes a los nuestros.

Es cierto que muchos alimentos de nuestra dieta pueden llegar a ser buenos para los perros, pero no significa que puedan comer de todo, algunos alimentos pueden perjudicar seriamente su salud.

  1. Cebolla.

Alimentos como la cebolla y el ajo son tóxicos incluso en pequeñas dosis, ya que provocan la descomposición extrema de los glóbulos rojos provocando anemia y falta de oxígeno debido al mal funcionamiento del organismo. En los casos más graves, el perro debe someterse a transfusiones de sangre para poder sobrevivir.

  1. Huesos.

No importa si son huesos de pollo, costillas o cualquier otro, los huesos nunca deben ser comidos por los perros, ya que pueden causar problemas gastrointestinales como obstrucción del intestino o perforación del estómago. Estas patologías se manifiestan con vómitos a chorro, ausencia del apetito y ausencia de defecación. La única forma de solucionarlo es por medio de una operación hecha por un especialista.

  1. Chocolate.

El chocolate y el cacao contienen teobromina, una sustancia que es tóxica para el sistema nervioso. Los síntomas aparecen aproximadamente 1 a 4 horas después de la ingestión y se caracterizan por comportamientos ansiosos, temblores, contracciones musculares, convulsiones, taquicardia y taquipnea. En los casos más complicados, puede conducir a la insuficiencia cardíaca.

La dosis letal es de 100-500 mg/kg. En otras palabras, una barra de chocolate negro de 100 gramos con 400 mg de teobromina puede poner en peligro la vida de un perro de tamaño mediano o pequeño. La solución suele ser inducir el vómito en el perro para después someterlo a un lavado gástrico.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.
  1. Setas.

No creemos que haga falta aclarar que ningún perro debe consumir hongos tóxicos, y que hay que prestar mucha atención a los paseos por el bosque si el perro no va a estar cerca y con una correa. Para el caso de los hongos comestibles, tampoco se recomiendan, ya que pueden causar enteritis con diarrea.

  1. Café.

La cafeína es responsable de causar alteraciones similares a las que causa el chocolate. La dosis tóxica es de 100-200 mg/kg. Incluso una taza de café de 100-150 mg puede ser letal para un perro mediano.

  1. Uvas.

Hoy en día no se han podido establecer los motivos del porqué es un alimento tóxico para los perros, pero en pequeñas dosis, causa trastornos gastroentéricos e insuficiencia renal.

  1. Huesos de fruta.

Cuando un perro consume frutas de temporada en buen estado, lo mejor es retirar el hueso, ya que se ha demostrado que pueden causar obstrucciones intestinales que luego tendrán que ser tratadas por un especialista por medio de una operación.

  1. Nueces de macadamia.

Se ha demostrado que afectan seriamente el funcionamiento del sistema nervioso causando temblores, sobreexcitación y estados convulsivos.

  1. Dulces.

El azúcar predispone al perro a padecer obesidad y diabetes. Además, los endulzantes artificiales son tóxicos y pueden aumentar el nivel de insulina en la sangre, provocando hipoglucemia grave.