Belleza

9 mitos sobre el ejercicio

¿De verdad crees saber mucho acerca de los efectos del ejercicio en el cuerpo? Ahora pondrás en práctica tus conocimientos con los 9 mitos más conocidos.

Beber agua helada quema grasas.

No existen pruebas científicas que indiquen que realizar esto contribuya a la pérdida de peso ni a quema de calorías.

Montar bici hace que tus muslos crezcan mucho.

Es cierto que un ciclista notará un pequeño cambio en la masa muscular, pero esto es temporal, ya que luego de un tiempo se va a estabilizar dicho aumento. Esto se da debido a que el músculo está formado por diferentes tipos de fibras musculares. El tipo I es efectivo para la resistencia, el tipo II lo que es para la fuerza.

Una edad muy avanzada para comenzar.

No está de más recordar que hacer ejercicio con frecuencia trae consigo muchos beneficios para el bienestar del cuerpo, por ejemplo: reduce el riesgo de sufrir enfermedades del corazón, la diabetes y la osteoporosis.

No se debe tomar agua cuando se realizan ejercicios.

Tomar agua mientras realizas cualquier tipo de actividad física es fundamental para evitar la deshidratación. Sin embargo, beber demasiada agua puede ser peligroso y generar una baja concentración de sodio en la sangre, es decir, hiponatremia.

Basta con hacer cardio un par de veces por semana.

Realizar actividad física con frecuencia ayuda a mejorar la resistencia cardiovascular. Pero si quieres que los resultados del entrenamiento sean mejores, debes hacer que la frecuencia cardíaca aumente, al menos al 60% de su máximo, lo cual corresponde a 3 sesiones de más de media hora de actividad cardiovascular por semana. En el caso de actividades con menos intensidad el esfuerzo debe ser a diario, por ejemplo: caminar.

El ejercicio fomenta la formación de las varices.

Al realizar un esfuerzo físico se está estimulando al sistema cardiovascular, lo que genera que las paredes de las venas y las arterias se fortalezcan. Si se encuentran en un estado más fuerte y flexible, las dilataciones permanentes disminuirán, es decir, la aparición de las varices será menor.

Las toxinas son eliminadas por medio del sudor.

Pese a que la función del sudor es la regulación de la temperatura corporal, no se deshace de las toxinas. Una investigación realizada en 1962 descubrió que la composición bioquímica del sudor: 99% agua y 1% de electrolitos. Los órganos encargados de eliminar las toxinas y cualquier sustancia dañina para el organismo son los riñones y el hígado.

Es necesario que después de los entrenamientos se consuma proteínas.

Cabe resaltar que esta afirmación depende del tipo de entrenamiento que hagas. Para aquellos que realizan un entrenamiento de alta intensidad y los que necesitan recuperarse en poco tiempo, si se les aconseja consumir proteínas. Pero para las personas que siguen un programa de acondicionamiento físico general no es necesario. De hecho, esto puede ser dañino si se quiere adelgazar, ya que la ingesta de proteínas favorece el crecimiento muscular.

Si estás embarazada, no debes hacer ejercicio

A pesar de que existen ejercicios que las mujeres embarazadas no puede realizar, hay estudios que demuestran que el sedentarismo es un aspecto fundamental en el bienestar del bebé, es decir, que representa un riesgo para la salud del feto. Por esta razón, las mujeres que se encuentren en estado de embarazo pueden hacer ejercicios sencillos como caminar, hacer bicicleta estática, nadar, yoga, etc.

Publicaciones relacionadas