9 signos que indican que su hígado está sobrecargado de toxinas

9 signos que indican que su hígado está sobrecargado de toxinas

Para protegerse contra enfermedades y agresiones externas, el cuerpo tiene un dispositivo de filtración y desintoxicación, el hígado. Puede pesar hasta 1,5 kilogramos en adultos, siendo este último muy importante no solo por su volumen considerable sino también por sus funciones esenciales para el cuerpo. Purificación, conservación o síntesis, funciona en todos los frentes para garantizar una buena salud. Pero, ¿qué sucede cuando el hígado ya no puede desempeñar su papel correctamente?

Aunque el cuerpo humano está generalmente condicionado para realizar sus funciones, no obstante, es inmune a las repercusiones de un estilo de vida poco saludable. En cuanto al hígado, el órgano puede sobrecargarse rápidamente de toxinas si lleva una vida poco saludable.

La Clínica Mayo revela algunos signos importantes que deberían alertarnos sobre la salud de nuestro hígado.

Aquí hay 9 signos a los que es esencial prestar atención:

  1. Fatiga crónica

Una de las muchas funciones del hígado es suministrar energía al cuerpo alimentando las reservas de glucógeno en glucosa. Si no puede funcionar correctamente debido a la presencia de demasiadas toxinas, el cuerpo se ve privado de energía y, por lo tanto, queda sujeto a fatiga crónica y una sensación de letargo.

  1. Color amarillento de la piel

Este síntoma afecta la piel, pero también los ojos que pueden teñirse de amarillo. Esta condición se debe a un exceso de bilirrubina en la sangre, un pigmento generalmente reciclado por el hígado para producir jugos digestivos. Si no funciona correctamente, la bilirrubina alcanza niveles anormalmente altos en el cuerpo.

  1. Picazón o prurito

La picazón se debe principalmente a un problema de evacuación de sales biliares. Como explica Patrick Hillon, gastroenterólogo del hospital universitario de Dijon au Figaro, cuando este último no puede realizar sus tareas, el cuerpo se encuentra sobrecargado con sustancias que debería haber eliminado. Este último, por lo tanto, causa picazón generalizada.

  1. Pérdida de apetito

En el caso de problemas hepáticos graves, los síntomas pueden manifestarse a través de un apetito reducido o una pérdida de peso inexplicable.

  1. Orina oscura y heces demasiado claras

Al igual que la piel, la orina y las heces también pueden cambiar de color debido al exceso de bilirrubina en la sangre. Esto se conoce como ictericia (coloración amarillenta), que es consecuencia de la hiperbilirrubinemia, que produce orina de color oscuro y heces muy pálidas.

  1. Dolor abdominal

El dolor abdominal generalmente afecta los órganos del sistema digestivo. En caso de problemas hepáticos, se puede sentir dolor en la parte superior derecha del abdomen. Si persisten, es esencial consultar una opinión médica.

  1. Piernas o tobillos hinchados.

El edema de las piernas y los tobillos se produce cuando el hígado ya no puede crear ciertas proteínas de la sangre, como la albúmina, que impide la acumulación de agua en los tejidos. Los fluidos se concentran en la parte inferior del cuerpo, causando hinchazón de las extremidades.

  1. Piel difícil de curar

En el caso de la enfermedad hepática, el hígado tiene dificultades para sintetizar algunas proteínas responsables de la coagulación de la sangre, un proceso esencial para el correcto funcionamiento del sistema vascular. En este caso, es probable que la persona sufra moretones o sangrado.

  1. Náuseas y vómitos

Si el hígado no puede eliminar las toxinas en el cuerpo, el cuerpo está sobrecargado con desechos que causan problemas metabólicos y digestivos. Después de una comida rica en grasas, un consumo excesivo de alcohol o exposición a productos químicos, pueden presentarse vómitos biliares, generalmente acompañados de dolores de cabeza persistentes.

Las cosas que hacer cuando su hígado está sobrecargado de toxinas

Para preservar la salud del hígado, algunos hábitos son esenciales. Según expertos, es esencial evitar los factores conocidos que causan consecuencias desastrosas para el hígado, en particular el consumo excesivo de alcohol, la ingesta despreocupada de medicamentos y demasiada alimentación rica en azúcares.

Idealmente, los alimentos que promueven la salud del hígado, especialmente las frutas y verduras verdes, deben consumirse regularmente. El rábano, la curcumina o la alcachofa serían particularmente recomendables. Por el contrario, los carbohidratos y la carne no deben consumirse en exceso.

Cuando tenga dudas sobre un síntoma, recuerde que el consejo médico es esencial.

También puedes leer: 5 plantas para limpiar su hígado