Actualidad

Rusia: a la caza de antiguos virus en el permafrost para entender las epidemias actuales

El instituto de investigación Vektor, especializado en el estudio de enfermedades infecciosas, estudiará animales conservados en el permafrost siberiano en busca de rastros de virus prehistóricos.

El centro de investigación ruso Vektor anunció el inicio de una serie de investigaciones centradas en el estudio de los virus prehistóricos a partir de los restos de animales atrapados durante miles de años en el permafrost siberiano. El instituto estatal, con sede en Novosibirsk (Siberia), es un líder mundial en el campo de las enfermedades infecciosas, y especificó que la identificación de los «paleovirus» se utilizará para realizar investigaciones avanzadas sobre la evolución de los patógenos modernos, incluidos los coronavirus.

El proyecto, realizado en colaboración con la Universidad de Yakutsk, comenzará con el análisis de tejidos extraídos de un caballo prehistórico que se cree que tiene al menos 4.500 años. Su cadáver fue descubierto en 2009 en Jacuzia, una vasta región del este de Siberia de la que surgen regularmente restos de criaturas del Paleolítico. Entre ellos se encuentran los mamuts, los alces, los lobos y otras especies prehistóricas, que encontraron en el permafrost una especie de congelador natural capaz de conservar sus cuerpos durante milenios, antes de que el deshielo (provocado, por ejemplo, por el calentamiento global) los devolviera a la luz del sol.

Maxim Cheprasov, jefe del laboratorio del Museo del Mamut de la Universidad de Yakutsk, dijo que en el pasado ya se habían examinado varias muestras para buscar residuos bacteriológicos. El estudio de los paleovirus, por otra parte, es nuevo para los laboratorios de Vektor, que planean utilizar la información obtenida para «determinar el potencial epidemiológico de los agentes infecciosos existentes en la actualidad», dijo en una entrevista la investigadora Olesya Okhlopkov.

Creado en la Unión Soviética en los años 70, en plena Guerra Fría, como centro de investigación de vacunas y armas biológicas, el Instituto Vektor es actualmente una de las dos únicas instalaciones del mundo que conservan el virus de la viruela (la otra se encuentra en Atlanta, Estados Unidos). Vektor también ha desarrollado recientemente EpiVacCorona, una vacuna contra el coronavirus que fue autorizada por las autoridades rusas el pasado mes de octubre, y se espera que entre en producción a finales de febrero.

También puedes leer: El ensayo del aerosol nasal que salva vidas contra el Covid: superada la fase 1

Publicaciones relacionadas