A los 22 años, bebe un cóctel y a la mañana siguiente se despierta ciega

Unas vacaciones que terminaron de forma bastante trágica para una chica de 22 años que se despierta ciega a la mañana siguiente después de una noche de cócteles.

Había pasado la noche con sus amigos en un pub en el centro vacacional de su elección. Entre un trago y otro, la chica de 22 años había bebido unos 8 cócteles, pero durante la noche no tuvo ningún efecto secundario, aparte del hecho de que estaba en un estado de evidente embriaguez. Sin embargo, los problemas graves surgieron al amanecer, cuando la chica abrió los ojos y se dio cuenta de que no podía ver nada.

La historia tuvo lugar en Zakynthos, Grecia; y la desafortunada protagonista de la historia es una joven de origen británico que pagó caro un cóctel comprado a bajo precio.

Las devastadoras consecuencias de un cóctel barato

Hannah Powell estaba de vacaciones con sus amigos cuando su vida parece haber cambiado irreversiblemente. En una de las muchas tardes que pasaba en los pubs de la isla griega, la joven decidió beber ocho vasos de un cóctel de vodka, pero el metanol que contenía la bebida era muy perjudicial para la joven de 22 años. La mañana siguiente a la noche del cóctel la chica tuvo un despertar más que traumático: aunque intentó abrir los ojos no pudo ver nada.

Inmediatamente después de ser llevada al hospital, los médicos encontraron una intoxicación por metanol, que parece haberle quitado la vista de forma crónica. No sólo eso, los médicos que la examinaron encontraron un fallo renal muy grave que, según los médicos, podría obligarla a ciclos de diálisis de por vida. Según los médicos, la obligaría a hacer diálisis hasta el final de sus días. A la luz de este terrible acontecimiento, los médicos se empeñan en reiterar que el consumo de alcohol (sobre todo si es de mala calidad) puede ser perjudicial para nuestro organismo.

También puedes leer: 10 consejos para aprender a combatir el estrés