Salud

Accidente cerebrovascular (ACV): datos que debes conocer

¿De qué se trata y que parte de la población se encuentra en riesgo? Veamos algunos datos interesantes y que debemos tener en cuenta.

El término ictus se utiliza para describir las consecuencias de la interrupción súbita del flujo sanguíneo en una parte del cerebro o de la rotura de una arteria o vena cerebral. Cuando la sangre no fluye debidamente, la función de la parte del cerebro que se ha involucrado puede sufrir un daño transitorio o permanente. Muchas veces se forman lesiones que conducen a la parálisis de una parte del cuerpo, a la dificultad para hablar o incluso al coma, dependiendo de la gravedad del caso.

En un gran número de casos, el ictus se ve detonado principalmente por la formación de un coágulo de sangre (trombosis) que bloquea una pequeña arteria del cerebro. En aproximadamente el 10% de los accidentes cerebrovasculares, la hemorragia procede de una arteria deformada por un aneurisma. A esto se le conoce como ruptura de aneurisma.

La atención médica de urgencia es necesaria en cuanto aparecen los síntomas de un ictus.

Existen dos tipos de Ictus:

Ictus isquémico, también conocido como infarto cerebral: Causado por la obstrucción del flujo sanguíneo hacia el cerebro.

Ictus hemorrágico o hemorragia cerebral: en este la rotura de un vaso provoca escape de la sangre y la compresión de estructuras del sistema nervioso central.

¿Cuáles son las causas y aspectos para tener en cuenta?

Hay muchos factores que pueden aumentar la probabilidad de padecer un ictus y que no podemos controlar, veamos algunos de ellos:

Edad avanzada: Una vez se pasan los 55 años, cada década vivida dobla el riesgo de padecer un ictus. Sin embargo, esto no quiere decir que los jóvenes no puedan sufrir uno de estos episodios.

Herencia familiar/raza: El riesgo de padecer un ictus es mayor si ha habido casos previos en otros familiares. Además, las personas de piel negra tienen más riesgos de muerte y de terminar discapacitados en comparación con las personas de piel blanca. Esto sucede en parte a que esta raza cuenta con una presión sanguínea más elevada.

Fumar: Estudios en los últimos años han demostrado que el cigarrillo puede desencadenar este episodio, ya que la nicotina y el monóxido de carbono dañan el sistema cardiovascular de varias formas.

Conteo de glóbulos rojos alto: Un índice alto de glóbulos rojos también debe preocupar en materia de ictus. El motivo es que los glóbulos rojos hacen que la sangre se espese, aumentando la probabilidad de que se formen coágulos.

La estación y el clima: Se ha comprobado que las muertes por ictus ocurren mucho más cuando hay temperaturas extremadamente calurosas o frías.

¿Quiénes son las personas con mayor riesgo?

Es importante saber que estadísticamente una de cada seis personas sufrirá de un ictus a lo largo de su vida. Estudios señalan que cada seis minutos se produce un ictus y cada 14 muere un paciente por ictus solamente en España.

Además, se ha identificado al ictus como la segunda causa de muerte más frecuente en el mundo, ya que su índice de mortalidad en los últimos años ha ascendido a los 6 millones por año, y en países europeos, como España, es la primera causa de mortalidad para pacientes femeninos.

Para la preocupación de muchos, el ictus se ha convertido en la causa más frecuente de discapacidad en adultos y la segunda más frecuente en casos de deterioro cognitivo. De hecho, se ha comprobado que es más incapacitante que todo el resto de las enfermedades neurológicas juntas.

Además de los factores que ya mencionamos antes, las personas con mayor riesgo a pasar por un ictus son:

  1. Personas que sufren de apnea del sueño.
  2. Personas con arteriosclerosis.
  3. Personas mayores de 65 años.
  4. Personas con demasiada presión arterial.
  5. Personas que sufren de diabetes.
  6. Personas que consumen alcohol en exceso.
  7. Personas que han sufrido previamente de un ictus.
  8. Personas con sobrepeso.
  9. Personas con colesterol alto.
  10. Personas que tienen un ritmo cardíaco irregular, que han tenido un ataque al corazón o que tienen una enfermedad cardíaca.

¿Cuáles son los signos de un ictus?

En general, los ictus son súbitos y con un desarrollo rápido, causan una lesión cerebral en minutos y con menos frecuencia puede ir empeorando con el paso de las horas o incluso días.

En función del área del cerebro afectada pueden producirse muchos síntomas diferentes. Veamos primero unos síntomas generales:

  1. Adormecimiento o debilidad en el rostro, un brazo o una pierna en uno de los lados del cuerpo.
  2. Confusión repentina, dificultad para hablar, pérdida de equilibrio y coordinación.
  3. Problemas para ver por uno o ambos ojos.
  4. Dolor de cabeza repentino.

Publicaciones relacionadas