Aceite de oliva, salmón y frutos secos: el secreto para una vida larga y saludable

Altas cantidades de aceites vegetales como el aceite de oliva (mejor extra virgen), de semillas (lino, girasol), frutos secos, pescados como el salmón, soja y otros alimentos ricos en grasas insaturadas son ideales para favorecer la longevidad. Esto lo sugiere una investigación estadounidense sin precedentes en alcance y duración publicada en la revista Jama Internal Medicine.

Y es que esta comprobado que una correcta y sana alimentación, con una dieta equilibrada en vitaminas y antioxidantes puede desempeñar un papel clave para vivir bien y durante más tiempo.

El secreto para una vida larga y saludable: Prefiera las grasas insaturadas buenas

La recomendación, explican los investigadores, es, por tanto, preferir las grasas insaturadas buenas y evitar las grasas saturadas «malas», evadiendo los alimentos de origen animal como la manteca de cerdo, la mantequilla y las grasas de las carnes rojas. Igualmente desaprobadas son las grasas «trans» que se encuentran presentes en la comida chatarra o, de manera más general, en la comida industrial envasada, desde los aperitivos hasta la comida rápida.

El estudio duró 32 años

En el estudio participaron más de 126.000 personas, cuyo estado de salud fue controlado durante un total de 32 años. Cada 2-4 años, los participantes respondían a cuestionarios sobre su dieta, estilo de vida y salud. Durante el período de monitoreo, los epidemiólogos registraron 33,304 muertes por diversas causas (incluyendo cáncer, ataque cardíaco, apoplejía).

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Variaciones en la tasa de mortalidad

Los resultados más importantes del estudio son los siguientes: el consumo excesivo de alimentos ricos en grasas no saturadas se asoció con una reducción del 11-19% en la mortalidad por todas las causas. Por el contrario, por cada 2 % de aumento de las grasas trans (por ejemplo, en margarinas, brioches, bocadillos dulces, galletas saladas, patatas fritas congeladas, nueces, alimentos de comida rápida), el riesgo de muerte prematura aumenta en un 16 %. Además, reemplazar la ingesta dietética de grasas (tanto saturadas como insaturadas) con azúcares (carbohidratos) que son demasiado refinados (como los presentes en dulces, refrescos) aumenta el riesgo de muerte.

 

También puedes leer: ¿Te gusta el salmón? Descubre 3 deliciosas recetas que te encantarán.