Belleza

Acné: los tratamientos más efectivos.

Los tratamientos para el acné se determinan de acuerdo con varios factores: el tipo de acné, su gravedad, la tolerancia del paciente o si es una mujer embarazada. ¿Qué puede recomendar un médico para poner fin a este problema de la piel?

El acné está aumentando en los adultos. Las mujeres tienen entre el 40 y el 50% de las molestias regulares del acné en diferentes periodos. Sin embargo, este problema de la piel puede convertirse en una verdadera prueba para la persona afectada. De ahí la importancia de tener una cita con un dermatólogo, este evaluará el tipo y la gravedad del acné y recomendará el tratamiento adecuado. Aquí están los más efectivos.

Soluciones sin medicación.

El dermatólogo puede recomendar a sus pacientes soluciones contra el acné sin medicación por varias razones: primero porque puede haber contraindicaciones dependiendo del paciente, como es el caso de las mujeres embarazadas, pero también como complemento de un tratamiento farmacológico. Así, el especialista puede recomendar a su paciente:

  • Cosméticos en farmacias.
  • Consejos de higiene facial.
  • Detener el consumo de alcohol.
  • Dejar de fumar
  • Adoptar una dieta saludable.
  • Luchar contra el estrés

Tratamientos tópicos o locales

En caso de acné leve o moderado, el médico puede prescribir un tratamiento local, a veces asociado con un tratamiento oral. Se aplica diariamente o en momentos específicos según el producto, ya que puede ser irritante. Entre estos tratamientos:

  • Una crema o gel que contiene peróxido de benzoilo.
  • Una crema o gel que contiene un retinoide, un derivado de la vitamina A (como adapaleno, tretinoína, isotretinoína, tazaroteno) pero están contraindicados en mujeres embarazadas o que planean un embarazo
  • Una crema o gel que contiene ácido azelaico (un anti-acné)
  • Una solución o gel que contiene un antibiótico.

Tratamientos orales

Si el acné está inflamado y es resistente a los tratamientos locales, es posible recomendar un antibiótico de la familia de las ciclinas o eritromicina.

Sin embargo, son cada vez menos efectivos dependiendo de la historia del paciente: si ha usado varios tratamientos con antibióticos orales, la efectividad se reduce. Además, a menudo hay desabastecimientos. Este tratamiento puede ser prescrito con algunos tratamientos locales.

Existen otros tratamientos orales, suplementos dietéticos como zinc o bardana durante un período de aproximadamente 3 meses y la prescripción de una píldora anticonceptiva como Diane 35. Este medicamento aumenta el riesgo de trombosis venosa y no debe prescribirse en combinación con isotretinoína. Por esta razón, se aplican medidas estrictas para controlar su uso o el de sus genéricos.

Roaccutane®

Es un tratamiento recetado durante varios meses que contiene isotretinoína, un derivado de la vitamina A. El dermatólogo lo administra contra el acné que no se puede mejorar con otros tratamientos o si es grave. Ya no se comercializa con el nombre de Roaccutane®, pero existen genéricos como Curacné®, Procuta® o Contracné®.

Sin embargo, puede causar muchos efectos secundarios. Casos de ansiedad, agresión, trastornos del estado de ánimo, depresión, trastornos mentales y casos muy raros de intentos de suicidio se han notificado bajo tratamiento. La prescripción de este tratamiento requiere una anticoncepción aprobada y un seguimiento mensual, porque es teratogénico y, por lo tanto, puede ser el origen de malformaciones fetales graves. De ahí la importancia para los dermatólogos de tener en cuenta las tolerancias y los planes para el embarazo. Un embarazo puede iniciarse dos meses después de suspender el medicamento. Además, el paciente debe tener su nivel de lípidos en sangre revisado regularmente.

El láser

El láser contra el acné sigue siendo un tratamiento poco utilizado por los dermatólogos y solo funciona en el acné inflamatorio o en las cicatrices. No es reembolsado por la seguridad social y requiere varias sesiones. Se puede prescribir a mujeres embarazadas que sufren de acné severo, por ejemplo.

Tratamiento con fluorescencia.

El tratamiento con Kleresca® es un método muy reciente. En una práctica de dermatología, el médico aplica un gel de color naranja a la cara del paciente, se ilumina durante nueve minutos usando una lámpara multi-LED, durante este tiempo, el paciente está acostado y lleva gafas. Se genera así una fluorescencia que estimula la función celular y repara la piel. Este tratamiento requiere una sesión por semana durante doce semanas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *