LifeStyle

Actividad física en verano: conoce los 8 errores que debes evitar

Realizar algún tipo de actividad física durante los meses en los que se produce mucho calor, puede tener algunos inconvenientes en varios aspectos, teniendo en cuenta los diferentes tipos de actividades que debemos escoger para proteger mejor nuestro bienestar muscular.

Los expertos de Urban Fitness, han escogido los siguientes 8 errores más comunes en los que se incurren al realizar actividad física o entrenamiento en verano:

Preferir el sobre entrenamiento: aquí se debe tener claro la constancia y lentitud, ya que si no se tiene en cuenta esto, se corre el riesgo de dañar el equilibrio corporal, ocasionando una afluencia de reacciones fisiológicas que pueden empeorar el entrenamiento.

Descuidar la hidratación: debemos tener en cuenta que para realizar las actividades en verano se necesita más energía para evitar bajar el rendimiento. En una buena practica se deben consumir 2 litros de agua al día.

No varíes tu rutina de ejercicios: si deseamos conseguir buenos resultados, se recomienda estimular constantemente el cuerpo aumentando progresivamente las cargas, cambiando en los tiempos de recuperación, en los ejercicios y en el número de repeticiones.

Deja de entrenar: si sientes que necesitas desconectarte, considera un máximo de 2 o 3 semanas de descanso, para tener una recuperación mucho más rápida y natural.

Saltarse el calentamiento: esto es algo fundamental, en especial cuando se entrena a altas temperaturas, debido a que las pérdidas de potasio y sodio aumentan el riesgo de calambres y/o problemas musculares.

Dejar a un lado la lucha contra la celulitis: sabemos que es un proceso a largo plazo, que conlleva una dieta equilibrada, hidratación y ejercicios relacionados contra la celulitis. Es un error creer que la celulitis va a empeorar cuando realizas entrenamiento con pesas, creyendo que de esta manera se te va a hinchar más el cuerpo. Debes saber que después de cualquier entrenamiento fuerte, cualquier hinchazón o inflamación es normal y que esto mejora la microcirculación.

Elegir dietas drásticas: disminuir grandemente el consumo de calorías, crea una especie de choque corporal, sobre todo sin el acompañamiento de nutricionistas o dietistas, arriesgando la quema de grasas, masa magra o músculos.

Angustiarse por la báscula: cuando observamos que el peso no baja, no quiere decir que necesariamente haya fallado. Por el contrario, la reparación corporal suele producirse a favor de una mayor cantidad de masa muscular y un menor porcentaje de grasa, ya que, en realidad, un músculo puede pesar hasta cuatro veces más que la grasa.